Paz Padilla envejece diez años de golpe: las secuelas en el rostro de 60 días de dolor

Paz Padilla vuelve a hacer deporte tras sufrir una rotura de fibras por practicar un deporte de riesgo. La presentadora muestra un rostro muy preocupante sin maquillaje

Fotografía: Paz Padilla envejece diez años de golpe: las secuelas en el rostro de 60 días de dolor
Fotografía: Paz Padilla envejece diez años de golpe: las secuelas en el rostro de 60 días de dolor

Este ha sido el verano más duro de Paz Padilla. En muy poco tiempo de diferencia ha perdido a tres personas muy importantes en su vida, su madre, su suegra y su marido, Antonio Juan Vidal. El hombre de su vida luchaba contra un cáncer desde hace algo más de un año. No lo logró superar. La gaditana desapareció durante un par de meses para hacer frente a esta pérdida. Estuvo acompaña en todo momento de los suyos.

La presentadora ha seguido siempre con su sentido del humor. Con su hija Anna Ferrer ha estado muy entretenido y no ha parado de hacer cosas, especialmente deporte. Le encanta hacer ejercicio, pero estas últimas semanas ha tenido que reducir el tiempo y la intensidad.

«Vengo de correr porque hacía mucho tiempo que no corría porque haciendo ski acuático tuve una rotura de fibra. Es lo que tiene ser madurita, que hay cosas que una no lleva bien. Vi a Anna hacerlo y me empeñé, y porque me lo regalaron el año pasado y quería hacerlo. Seguiré haciéndolo», desvela desde el porche de su casa después de haber salido a correr.

«Por la mañana me levanto y hago mi meditación, también la hago por la noche. He hecho mi deporte y ahora me voy a desayunar. Me ducho y luego me voy a ‘Sálvame’, mirad qué día más completo», comenta bajo la atenta mirada de su hija.

Entre tanto sus seguidores se fijaron en su rostro. Ni maquillaje, ni peinada, ni bien vestida, Paz Padilla era otra, completamente. En el rostro de la gaditana se ve sufrimiento. Esta último año le ha pasado factura.

Fotografía: Paz Padilla envejece diez años de golpe: las secuelas en el rostro de 60 días de dolor