Paula Echevarría tiene mote (y es por Torres. O “¿sabes como la llaman?") | EFE

Paula Echevarría menosprecia a los gitanos (y se lía la de Dios: “Miserable”)

stop

El comentario más desafortunado de la pareja de Miguel Torres

27 de junio de 2018 (13:22 CET)

Parece que la fama empieza a afectar seriamente a las influencers españolas. Los humos demasiado subidos está llevando a algunas it girls a caer en la vulgaridad, tal y como le ocurrió recientemente a Paula Echevarría.

La ex pareja de David Bustamante es desde hace 12 años la cara bonita de Pantene. Pero acaba de ver como  dejaba de ser la embajadora exclusiva, pues Dulceida se ha convertido en su nueva compañera.

Resultado de imagen de dulceida efe

Dulceida, la nueva ‘amiga’ de Paula Echevarría

Paula tendrá que compartir ahora algunos de los anuncios y promociones con Dulceida, lo que con casi toda seguridad afectará su bolsillo. Sin embargo, la pareja de Miguel Torres asegura que le da igual y que para nada le afecta que le hayan puesto competencia.

Sin embargo, de sus declaraciones en una entrevista concedida al diario ABC no se desprende esa indiferencia de la que quiere hacer gala.

Echevarría apunta que le “hace mucha gracia que los medios cataloguen a Dulceida de it girl” porque “lo suyo es otra profesión”. Apuna la actriz también que las fotos que sube a las redes sociales “poco tienen que ver” con las que publica Paula, actualmente la influencer con más seguidores en Instagram.

Resultado de imagen de dulceida efe

El comentario más desafortunado de Paula Echevarría

Pero no contenta con haber ninguneado y menospreciado a Dulceida, terminó por cubrirse de gloria con una afirmación que ha provocado la indignación profunda entre la etnia gitana.

“Es como comparar a Dios con un gitano”, afirma Paula para definir las diferencias entre su trabajo y el de su homónima en Pantene.

Miserable”, han empezado a llamar algunos a Echevarría en las redes sociales. La entrevista no ha pasado desapercibida a sus seguidores y los primeros comentarios al respecto ya han empezado a leerse en la red.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad