Pablo Motos no quiso que Trancas y Barrancas fueran así. Fotos de los esbozos rechazados

stop

El presentador de El Hormiguero tenía otra idea totalmente distinta en un primer momento

trancas y barrancas

14 de mayo de 2020 (11:41 CET)

El Hormiguero se ha reinventado con motivo de las medidas que se debieron tomar durante el estado de alarma y por el momento no están dispuestos a volver a la "normalidad". Este nuevo formato, más de tertulia amena entre los colaboradores, ha gustado a los espectadores. Una media de 3 millones de personas ven todos los días el espacio. Fresco, entretenido y divertido. El programa mantiene su esencia pero low cost. 

Sin duda hay una sección que ha gustado y mucho. Es la que protagoniza Jorge Salvador. La otra parte del programa y de la productora. El socio de Pablo Motos colabora una vez a la semana en el programa para desvelar algún detalle de los inicios de El Hormiguero. Pruebas que fallaron en el último momento, estilismos de Pablo Motos, ideas de creación, entre otros aspectos. 

Esta semana ha hablado de Trancas y Barrancas, las simpáticas hormigas mascotas del programa. Una brillante idea que en un primer momento no lo parecía tanto. Los muñecos nacieron en 2006, sin embargo ni estaba clara su creación ni tampoco su forma. Pablo Motos tenía claro que quería unos muñecos en su programa, al más puro estilo de los Lunnis. Su idea eran unos calcetines con ojos que saliesen de debajo de la mesa. Algo que a Jorge Salvador le pareció descabellado. Un acto suicida. Si quería muñecos, su socio tenía claro que debían ser dos hormigas ya que el espacio se iba a llamar El Hormiguero. Entonces encargaron uno bocetos a un diseñador. 

Vieron unos cuantos pero ninguno les convencía. Probaron hasta siete diseñados diferentes. 

Hormigas 1

Hormigas 2

Hormigas 3

Hormigas 4

Hormigas 5

Hormigas 6

Y esta la que acabaron comprando:

Hormigas 7

La creación de estos muñecos fue un quebradero de cabeza para Pablo Motos. "Me volví loco. Empecé a ver todas las películas que existían donde hubiese muñecos. E.T., Jurassic Park... también todas las de Steven Spielberg". Pablo Motos quería que sus muñecos moviesen los ojos para que pareciera que estaban vivos. "No se les movían los ojos. Estuve dando por saco con que a las hormigas se les tenían que mover". 

Las hormigas llegaron en una caja enorme y al abrila pensaron que no cabrían debajo de la mesa. Finalmente ha sido todo un éxito y acierto. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad