“Olía a podrido”. Pedroche (y Muñoz) o el escándalo en StreeXo | Instagram

“Olía a podrido”. Cristina Pedroche (y David Muñoz) o el escándalo en StreetXo

stop

El lío del restaurante del televisivo chef que mete por el medio a la vallecana

04 de agosto de 2018 (14:45 CET)

No aprende. Parece que a David Muñoz le resbalan las críticas que no deja de recibir por su trabajo en sus restaurantes. Sobre todo por StreetXo Madrid.

Al televisivo chef no parecen importarle los comentarios “pésimos” que recibe en TripAdvisor. Notas negativas que en las últimas semanas han aumentado peligrosamente en gran medida.

Los comensales se sienten como animales

La nefasta atención de los trabajadores es uno de los motivos que tiene más descontentos a los consumidores, así como algunos se sienten tratados como “ganado”, al sentir que lo único que busca Muñoz es el dinero de los asistentes a su local, sin importarle lo que reciben a cambio de las morteradas que saca.

Explica un usuario que “te traen un plato sin acabarte el otro, te lo explican tan rápido y mecánico que ni te enteras que es lo que lleva. Así de esta forma en menos de 30 minutos te sacan del restaurante porque ya te has comido todo. No hay postre ni café, para que no demores en la mesa que la necesitan”. Una explicación corroborada por otros internautas.

Precios desorbitados por muy poca calidad

Además, revelan que se pagan precios a partir de los 70 euros por cabeza pero que los platos son a compartir, lo que a veces se traduce en raciones minúsculas que no cuestan lo que cobran por cada cubierto.

Platos que, además, repugnan a algunos comensales. “Olía a podrido”, comenta un consumidor sobre un plato, mientras otro habla de una “carrillada cocinada a baja temperatura con una baba de grasa que a mí me repugnó hizo que dejara de comer”.

“Sin duda no volvería ni por precio ni por trato”, advierten muchos, que opinan que lo que ofrece David no cuesta lo que cobran en la factura.

El lío salpica a Cristina Pedroche

Y ojo, porque Cristina Pedroche también está en el lío. “Recomendable para la masa que sigue el dictamen de influencers e Instagram”, señala un comensal refiriéndose a una Cris que tapa el escándalo gracias a su nombre y marketing.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad