¡Ojo con la leche de vaca! No te lo cuentan. Entérate de esto

Toma nota

Fotografía: ¡Ojo con la leche de vaca! No te lo cuentan. Entérate de esto » Diario Gol
Fotografía: ¡Ojo con la leche de vaca! No te lo cuentan. Entérate de esto » Diario Gol

Estos tiempos son perfectos para desmentir leyendas modernas alimenticias, las cuales se vuelven virales por medio de redes sociales y son tomadas como la verdad absoluta. La leche de vaca es uno de los alimentos más comunes, ya que representa una fuente de muchos nutrientes esenciales para tener una buena salud. Fue hasta hace poco tiempo que comenzó un bombardeo de información que ubicaba a la nombrada bebida como perjudicial. Pero ¿cuál es la realidad de todo esto?

Desde la base científica a la que podemos tener acceso, son muchos los beneficios que encontramos en la leche. Y es que los minerales, lípidos, proteínas y carbohidratos que presenta son variados. Para el caso de las proteínas, el desequilibrio en relación a la opción vegetal es muy marcado.

El calcio es el primer componente que asociamos y uno de los más importantes, principalmente porque facilita el proceso de absorción por parte del cuerpo. 

Buscando algún motivo para la mala fama del producto, analizamos la grasa láctea. Resulta interesante ver que el daño es despreciable, ya que, los que intentan demonizar a la leche te cuentan que el 70% de lípidos en el producto son ácidos grasos saturados, pero ignoran que solo una cantidad inferior al 15% es fácilmente digerible. 

Las últimas investigaciones dejan claro que la grasa de la leche tiene efectos positivos y aporta vitaminas A, D y E. 

La leche de vaca no es perjudicial

Después de todo lo anterior, probablemente estás esperando el pero, sin embargo, no lo hay. Es falso que la leche de vaca genere inconvenientes en el corazón o problemas de colesterol y triglicéridos si es tomada en una medida razonable. Los mitos asociados no tienen ningún tipo de justificación científica y, hasta que se demuestre lo contrario, no es recomendable descartar todas las proteínas y minerales que la leche aporta. A fin de cuentas, que una información sea replicada de forma masiva, no implica que sea real. 

 

Publicidad