Noche entre rejas. Compañero de Lydia Lozano se pasa de listo. Y lo pillan

stop

La colaboradora de Sálvame no pensaba que él sería capaz de hacer esto

lydia lozano presentadora

30 de junio de 2020 (12:24 CET)

Lydia Lozano es una gran profesional, periodista y colaboradora de los programas más vistos de la televisión, y encima ha demostrado que no se le da nada mal ser presentadora de uno de ellos. Como Pablo Motos, periodista, profesional de los medios y presentador del programa líder de la televisión. Sin embargo una no la lía tanto como el otro, quién con sus discursos siempre consigue ser objeto de críticas. 

Atentos porque en esta ocasión Pablo Motos ha revelado que pasó una noche en el calabozo Sucedió años atrás, poco antes de entrar en el Servicio Militar Obligatorio, la famosa mili. El presentador debatía con los colaboradores en torno a la pregunta "¿Cuándo te han pillado en una mentira?". El de valencia contestó a una mentira que le salió muy cara. 

Pablo Motos con Malena Alterio y Gonzalo de CastroA Pablo Motos lo de ir a la mili no le convencía mucho, así que decidió fingir sus dolencias para engañar al tribunal médico con el fin de librarse del ingreso. "Yo, como tengo asma, decidí exagerarlo. Hay un momento donde voy a pasar el tribunal militar. Me vine arriba y dije: ‘Un buen puñado’. Voy a entrar medio muerto". De este modo pretendía que lo incapacitaran al someterse a las pruebas, porque "si lo pasaba mal me iba a mi casa". Pablo Motos se dispuso a tragar arena cuando se encontró con un médico del tribunal. "Según entro me encuentro con uno del tribunal. Me dijo: ¿Qué haces? Y yo: Nada". 

"Me metieron en el calabozo y me metieron en una unidad de cosas especiales", relataba, entre risas. Al referirse a «cosas especiales» hablaba de actividades como "pelar patatas", que "pelé unas cuantas", o cargar con "una mochila de piedras" durante "20 kilómetros". Incluso llegó a realizar trabajos algo insólitos: "Hacíamos un agujero y lo tapábamos".

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad