Muy adictivo. Jorge Javier Vázquez preocupa: vida fuera de Sálvame. “Está enganchado”

stop

El presentador catalán concede una entrevista donde revela este problema

jorge javier vázquez con su galgo Lima

14 de julio de 2020 (12:45 CET)

Jorge Javier Vázquez es la estrella de Mediaset, de eso nadie tiene dudas. Hasta él está sorprendido. Jamás se hubiese imaginado que llegaría tan lejos. El presentador acapara la mayoría de horas en directo de la programación. El grupo de comunicación le confía casi todos los programas, especialmente si son realities. El catalán presenta Sálvame, Deluxe, Supervivientes, Gran Hermano y cualquier otro reality. 

Le encanta la televisión y no quiere descansar, aunque cuando sufrió el ictus los médicos se lo recomendaron. Jorge Javier Vázquez no entiende que significado tiene la palabra descanso y menos cuando en vez de ir a trabajar va a pasárselo de maravilla. Durante este confinamiento, lejos de quedarse en casa, el periodista acudió todos los días al plató, donde las primeras horas dirigía una tertulia con profesionales de la salud y aprovechó para atacar a algunos grupos políticos desde su altavoz. 

Han sido meses de mucho trabajo y estrés. Jorge Javier Vázquez narró en una entrevista como han sido estos meses de confinamiento en Mediaset. “Sin peluquería, maquilladores, público, publicidad ni apenas cámaras. Como un garaje con focos. Y los redactores trabajando desde su casa. Y las reuniones por teléfono. Sin jefes. A cara lavada. Ha sido empezar de nuevo. Pero me ha dado la vida… yo creo que, en realidad, me la ha salvado", reconoce el presentador, que cuenta que le dijo a Paolo Vasile que contara con él "para todo".  

El presentador volvió a atacar a Vox aprovechando su frase de "rojos y maricones". "Desde luego ('Sálvame') no es para esa gente de Vox que quiere hacer creer que el franquismo era mejor que esto. Esto es democracia. Y el franquismo era una dictadura donde se perseguía a los homosexuales". 

El presentador relata como vivió los meses después de sufrir un ictus. No fueron fáciles. “Me quedé sin ilusión y sin fuerza. Todo eran miedos y angustias. Pensaba que se me había acabado la vida. Nada me motivaba; me sentía mayor; era el fin; el final de la vida, del amor y las ilusiones. Pensé abandonar". El presentador decidió acudir al psiquiatra: "Me diagnosticó depresión y me recetó una dosis estándar de antidepresivos. Y me encuentro en un proceso de renacimiento. Que se ha afianzado con mi trabajo en estos meses de pandemia. Ha sido mi válvula de escape. Es el mejor momento de mi vida”.

jorge javier vázquez"A mí la vida se me ha ido demasiado rápido. He vivido en televisión. Sin tener ni un minuto para pensar. Ni siquiera si los programas en que participaba hacían daño a alguien. Todo era vertiginoso. Aquí hay tomate pasó de ser un programa de humor envuelto en cotilleo a ser justiciero, acusador y amargo. Era una máquina de triturar. Para mí era puro entretenimiento. No le daba más vueltas". 

"No he parado de salir en pantalla en 20 años. Me he expuesto más que nadie. Y eso destroza una vida", admite, y revela: "Nunca estás preparado para perder el anonimato; para que te paren o insulten por la calle; para ser el hazmerreír nacional; para que te miren de reojo, te graben borracho o alguien cuente el último polvo que ha echado contigo. Para recibir hostias de la izquierda (yo que soy su fiel votante) y de la derecha (sobre todo Vox no para de darme y amenazarme). Y también del movimiento homosexual que me considera una mariquita mala". 

 

 

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad