Muriéndose en el hospital. Kiko Matamoros estremece a España. El peor final para esta famosa

stop

El colaborador de Sálvame ya sabía que esto había sucedido tal y como cuentan

Kiko Matamoros

13 de julio de 2020 (12:53 CET)

Kiko Matamoros está del bando de su gran amigo y compañero Antonio David Flores en esta batalla que éste mantiene con Rocío Carrasco. Son pocos los que se posicionan a favor de la mujer de Fidel Albiac, y es que ésta ha optado siempre por el silencio mientras que los demás no la dejan en muy buen lugar. 

El último en hablar ha sido Amador Mohedano. El hermano de Rocío Jurado se sentó en el Deluxe el pasado sábado para aclarar que sucedió realmente con el testamente de su hermana. Amador dio grandes titulares y es que esta vez fue mucho más duro con Rocío Carrasco y Fidel Albiac. "Si Rocío Jurado estuviera viva no permitiría que su hija estuviera lejos de la familia. Ella nunca se hubiera imaginado que esto hubiera llegado a lo que llegó", afirmó de entrada, con cierta nostalgia, Amador Mohedano.

Lo más sonado es la pelea entre Rocío Carrasco y Rocío Flores que terminó por dinamitar la relación entre madre e hija, después de ese suceso no hablaron nunca más. "Fuera lo que fuera, no es para que ocho años después no quiera ver a su hija. Y a su hijo, ¿por qué no lo quiere ver?", reflexionó en voz alta el hermano de Rocío Jurado.

"Mi sobrina venía cargada de aguantar mucho", aseguró. "Los niños no estaban felices ni a gusto en esa casa", aclaró. "Un castigo era encerrarlos en la habitación, por cualquier cosa". "Todos sabemos las condiciones especiales de David, así que me parece de una crueldad", subrayó Kiko Matamoros.

amador mohedan

Antonio David Flores también quiso intervenir. "Yo no quiero hablar de lo que han sufrido mis hijos, y le pediría a Amador que no ahondara más en esa historia", medió Antonio David. 

Todos coinciden en que Fidel Albiac fue quién cambió radicalmente a Rocío Carrasco. "Mi sobrina ha sido siempre una niña simpatiquísima. Era encantadora hasta que dejó de serlo. Alguien con mucha ambición la ha abducido", espetó Amador Mohedano. Ese "alguien", era, y es, Fidel. Según Amador, a Rocío Jurado tampoco le gustó nunca Fidel. 

Amador Mohedano reveló que Fidel, cuando Rocío Jurado estaba siendo tratada en Houston por el cáncer que padecía, se interesó por el testamento. En ningún momento preguntó por el estado de salud de la cantante. "Fidel tenía mucho interés en saber en qué iba a pasar con la herencia cuando Rocío Jurado muriera", afirmó Amador.

 

 

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad