Mila Ximénez (y toda España) helada al saberse esto de los teléfonos móviles

stop

La colaboradora de Sálvame vive el confinamiento completamente sola

Kiko Hernández habla con Mila Ximénez

24 de abril de 2020 (16:11 CET)

Mila Ximénez se encuentra confinada en su casa con muchas ganas de volver a salir y sentir la libertad. Tiene muchas ganas de estar con los suyos y recuperar su trabajo. La colaboradora está hundida. Vive este confinamiento completamente sola. Por suerte, en breve todo volverá a la normalidad, pero muy poco a poco. Las comunidades autónomas ya piensan en la desescalada y dan pistas de sus respectivos planes. 

La pregunta que se hacen esos españoles deseosos de salir a la calle es ¿cómo será España tras el coronavirus? Todavía no hay una respuesta clara al respecto, pero echando la vista a Wuhan, está claro que estará marcado por el distanciamiento social. El éxito de la vuelta a la normalidad dependerá en mayor o menor medida de la tecnología, la que nos ha salvado la vida durante estos meses.

geolocalización Es importante mantener el control de los movimientos de las personas y de su acceso a lugares públicos. El teléfono móvil será el pasaporte principal de cada individuo. Gracias al móvil se dará acceso a restaurantes y bares. Éste acreditará que han pasado el virus, que no tienen síntomas o que no han estado cerca de alguien que está contagiado. La compra de entradas para el fútbol y el baloncesto, para la ópera o el cine, podrá estar ligada al historial médico y se podrán enviar avisos al móvil cuando un usuario se acerque a lugares donde se han detectado contagiados.

Gracias a la tecnología actual es posible controlar el aislamiento de los pacientes asintomáticos y detectar a quienes abandonen sus hogares casi en el momento en el que lo estén haciendo. También permite a la Policía exigir a los ciudadanos que presenten su móvil y acrediten que han pasado la enfermedad. Corea del Sur, Japón y China ya siguen estos pasos con éxito. 

Los expertos coinciden en que tener localizada a la población y en especial a quienes puedan tener el virus o estén en riesgo de contagio es clave para comenzar un desescalamiento y una vuelta a la normalidad en la economía.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad