belén esteban y miguel marcos

Miguel Marcos se quiere morir: la foto de la que habla media España

stop

El conductor de ambulancias se preocupa por su mujer, quién sufre una montaña rusa de emociones

28 de mayo de 2020 (12:11 CET)

Belén Esteban ha vivido una auténtica montaña rusa de emociones durante este confinamiento. No han sido semanas fáciles para ella, a pesar de todo ha contado con el cariño y el apoyo de su hija Andrea Janeiro. La joven optó por venirse a Madrid con la cancelación de las clases en Reino Unido antes de que se cerrasen las fronteras. Dónde iba a estar mejor que en casa de su madre. Por otro lado, Belén Esteban ha tenido que separarse temporalmente de Miguel Marcos. Una decisión de mutuo acuerdo. 

Miguel Marcos es conductor de ambulancias y por tanto durante estos meses está en contacto con personas enfermas de coronavirus. Belén Esteban es una persona de altísimo riesgo debido a su diabetes, de esta forma protege su salud. Solo se ven por la puerta cuando éste pasa con la ambulancia o viene a recoger algo de comida en tuppers. 

Y es que Belén Esteban se ha vuelto una cocinillas. Aunque haga recetas sencillas nos ha sorprendido y para bien. La colaboradora no podía estar tanto tiempo desvinculada de Sálvame, por este motivo a través de videollamadas realiza una divertida sección de cocina. El pasado miércoles 27 de mayo la de Paracuellos quiso tener un bonito detalle con sus compañeros ya que le trajeron la cena el pasado viernes. 

La Esteban les preparó una merendola. Un sencillo menú, pero como han coincidido todos los colaboradores, muy apetecible. Gazpacho de primero y después dos tortillas, una de cebolla y otra de chorizo. A Kiko Matamoros le encantó la tortilla y a Jorge Javier Vázquez el gazpacho, que ella misma confesó que la receta se la enseñó su madre. 

Belén Esteban se emocionó y no pudo contener las lágrimas. Esta enseñando su lado más humano y eso a los espectadores les gusta. 

"¿Por qué estás llorando?", le preguntaba Jorge Javier sorprendido por su reacción. ¿Cómo podía estar llorando habiendo triunfado con los platos que había elaborado?. "¿Sabes qué pasa, Jorge?", le interpelaba Belén para darle los motivos de sus lágrimas: "Que tú, como me picas tanto, y la gente habla tanto, pues me emociono".

Belén recordaba que el gazpacho se lo enseñó a hacer su madre. "Esto es una técnica que tienes muy perfeccionada y no te puedo mentir, Belén, el gazpacho está buenísimo", le decía desde plató. Y apoyando sus palabras, se ha escuchado a Kiko Matamoros gritando satisfecho: "La tortilla de chorizo es un 10, Belén".

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad