belén esteban y miguel marcos

Miguel Marcos recibe la peor noticia. Tocado y hundido. Nadie se esperaba algo así

stop

El marido de la colaboradora, Belén Esteban, no se pierde sus recetas en Sálvame todas las tardes

09 de abril de 2020 (12:35 CET)

Belén Esteban confesó entre lágrimas delante de su hija Andrea Janeiro que su marido, Miguel Marcos, no se encontraba en casa con ellas. Ambos habían llegado al acuerdo que lo mejor para los dos era separarse. El joven es conductor de ambulancias y transporta todos los días a personas enfermos por coronavirus, aunque toma las medidas adecuadas es muy fácil contagiarse. Por otro lado, Belén Esteban es una persona de alto riesgo debido a su diabetes. Volverán a unirse cuando sea posible. A pesar de ello realizan llamadas todos los días y Miguel, siempre que no le coincide con su trabajo, la ve cocinar en Sálvame. Esta vez también ha visto como la criticaban sus compañero y se ha enfadado. Él no piensa nada de eso de Belén Esteban y sus compañeros están muy equivocados. 

Andrea Janeiro se encuentra en casa de Belén Esteban pasando el confinamiento. Las clases en Reino Unido se cancelaron y antes de que se pusiese todo peor, la hija del torero decidió estar al lado de su madre en estos momentos tan difíciles. Ahora ambas están compartiendo confidencias y disfrutando de tantas horas juntas. Es más, Andrea Janeiro está haciendo "prácticas" en casa mientras graba a su madre para sus conexiones con el programa. 

El pasado miércoles Belén Esteban, con motivo de la Semana Santa, hizo torrijas, y tanto ella como su hija tuvieron que ver las valoraciones de sus compañeros hacia ella. En una pizarra electrónica pusieron los adjetivos con los que Miguel Frigenti definió a Terelu Campos en el pasado y ahora lo han hecho con todos los colaboradores. 

Belén Esteban en la cocina

Algunos la defendían a muerte, como Antonio David Flores, quién vio todo positivo en ella. Otras, que han tenido contacto durante más años con la colaboradora, aseguran que Belén es "soberbia y egocéntrica", es el caso de María Patiño y Lydia Lozano. Pero ambas amigas han asegurado que ellas también lo son. Y han añadido, en tono de humor, pero siendo muy sinceras, que en ocasiones tiene muy "mala leche". 

Kiko Matamoros también coincidió con sus compañeras, no obstante éste también añadió el adjetivo de "clasista". Mientras que Antonio Montero y Rafa Mora la tacharon de "egocéntrica". Como dato positivo todos consideraron que es una buena profesional. 

Aunque a Belén no le sentó muy bien convertirse en la diana de los dardos de sus compañeros, conectó  con el programa para compartir su receta de torrijas con motivo de la Semana Santa, y nada logró enturbiar su tranquilidad en confinamiento.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad