El príncipe Harry y Meghan Markle

“Meghan Markle quiere las joyas de la vieja”. Las terribles revelaciones que Kate Middleton y William callan (y destrozan a Harry)

stop

Una periodista dejó al descubierto la mala relación existente entre el Duque de Cambridge con el Duque de Sussex por culpa de la exactriz

25 de abril de 2019 (17:14 CET)

La relación entre los hijos de Lady Di no es tan perfecta como siempre nos han hecho creer desde la realeza británica. La escritoria Katie Nicholl se encargó de desvelarlo en su libro sobre la relación de Harry y su esposa, Meghan Markle. Los hermanos se llevan mal desde que éste decidió formar una familia con la exactriz. Le hizo un comentario sobre ella que no le sentó nada bien a Harry. 

En la misa del Domingo de Resurección los hermanos se mostraron totalmente distantes. No se dirigieron la palabra en ningún momento, ni tan siquiera un gesto oficial. Además en aquel momento Meghan Markle no estuvo presente por su avanzado estado de gestación. Kate Middleton publicó una foto para felicitar a Isabel II por su cumpleaños y en ella no salía la Duquesa de Sussex. Pequeños detalles que desvelan grandes cosas. 

"William es muy protector con Harry", afirmó Nicholl en declaraciones a Fox News. "Él ama a Harry. Siempre ha habido un vínculo fraternal inquebrantable… No estoy seguro de que la relación sea lo que solía ser. Pero las relaciones evolucionan con el tiempo". 

Meghan Markle y Harry mantuvieron un noviazgo de un año y medio en secreto, posteriormente se casaron y cinco meses después anunciaron el nacimiento de su primer hijo. Según The Sun, Nicholl explicó que William estaba preocupado por la rapidez con la que la relación se había movido y quería asegurarse de que Harry tomara la decisión correcta. 

"Lo que fue pensado como una preocupación fraternal y bien intencionada fue bastante malo para Harry, quien sintió que William no estaba brindándole el apoyo necesario", añadió. Este debió ser el comentario que habría desatado la polémica y la mala relación entre hermanos. La pareja se mudó a Frogmore Cottage y se dice que en parte es para distanciarse de su hermano. Al parecer ambos también querrían ostentar el trono y habría una lucha de poder y de envidia entre ellos. Por eso dicen que "Meghan Markle quiere las joyas de la vieja". 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad