maría patiño

“Me ha destrozado la infancia”. María Patiño sabía que esto saldría: rompe el silencio 20 años después

stop

La presentadora de Socialité se rompe al escucharle hablar de su dura niñez

23 de junio de 2020 (12:11 CET)

María Patiño ha compartido muchas horas de plató con él, especialmente durante este confinamiento y se siente muy apenada por su relato desgarrador. Le ha dado todo su apoyo en estos momentos tan difíciles. La presentadora siempre ha sido muy solidaria y defensora del colectivo LGTBI+.

Pablo Alborán está generando muchos titulares en Mediaset. El programa de María Patiño sacó a la luz una relación del cantante con uno de los bailarines del grupo de comunicación. No obstante, su confesión íntima que ha sido ovacionada y criticada a partes iguales, ha generado todo tipo de debates. Miguel Frigenti se ha posicionado a favor del artista. Cree que estos mensajes, aunque parezca que no, son hoy en día muy necesarios. 

miguel frigenti“A mí me escriben muchos niños a diario que están dentro del armario y que sufren y lo pasan muy mal”, empezaba diciendo el colaborador dejando claro que no todo es Madrid. “Tu te paseas con tu novio de la mano por Gran Vía y está bien pero lo haces en un pueblo y te arriesgas a que te asomen el morro”, expresaba.

Miguel Frigenti se sinceraba con sus compañeros y con la audiencia y contaba lo mal que lo pasó en su infancia. Un episodio que nunca sacó a la luz hasta hoy. “Yo he ido por Talavera de la Reina con mi novio de la mano y a mi me han agredido”, narraba. “No todo es como en Madrid o Barcelona, la homofobia está muy presente”, añadía mostrándose indignado con que todavía haya gente que diga que no hay un día del “Orgullo Hetero”.

“Esto les viene muy bien, siempre es positivo y no hace daño a nadie”, opina. Sus compañeros estaban de acuerdo con sus palabras y recordaron que todavía hay países en los que la homosexualidad se castiga con pena de muerte. 

En alguna ocasión Miguel Frigenti contó que sufrió bullying en el colegio por ser homosexual. “Me destrozaron la infancia. Para mi fueron lo peor”. El peor episodio lo vivió en su décimo aniversario, cuando no vino nadie de su clase a celebrarlo. 

Miguel Frigenti fue a un colegio de curas y lo pasó realmente mal. “Las madres de los niños me miraban mal en colegio católico. Donde mejor me he sentido ha sido en la enseñanza pública”, afirmaba en ese sentido.

El colaborador cuenta que Gran Hermano le salvó la vida. “Gran Hermano me salvó la vida. Me iba a casa de mi abuela a ver el 24 Horas”, sentencia. Desde entonces es un apasionado de los realities. 

Por último, Frigenti se rompía al contar cómo un día no pudo más y estalló por teléfono con su madre. “Llamé un día a mi madre llorando y le dije que ‘me quiero morir’”. A los 23 años tomó la decisión de ponerse en manos de un psicólogo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad