Alaska y Mario

Mario Vaquerizo y Alaska son muy ricos: ¡Atención al patrimonio en euros!

stop

La cantante de Fangoria y el de las Nancys Rubias atesoran varias propiedades

16 de enero de 2020 (16:03 CET)

Alaska siempre fue conocida, especialmente desde la movida madrileña de los años 80. Kaka Deluxe, Alaska y los pegamoides, Alaska y Dinarama hasta llegar a Fangoria. Incluso pasando por la bola de cristal. Más desapercibido pasó por aquella época Mario Vaquerizo, más conocido como "el marido de Alaska". Aunque eso cambió en la última década. El periodista sacó su vena más cómica y su naturalidad con la que llegó a conquistar a todo un país. El showman no cae mal a nadie. Aunque no conocemos su verdadero "yo", ya que solo conocemos al personaje. 

La pareja se popularizó con la llegada de su reality Alaska y Mario. O más bien una de sus tantas viviendas. La casa rosa, donde apenas hacen vida, pero a sus seguidores les encanta pensar que están ahí, agazapatos entre los flamencos. Se ha convertido en toda una atracción turística. 

Calle libreros

En el reality ya comentaron que les encantaría quedarse con todo el edificio, ya que a Mario le encanta vivir muy céntrico. Temporada tras temporada se ha podido ver como están consiguiendo su misión. Han logrado poner ascensor, su hermana tiene un piso y ellos se han comprado otro con el azul como color predominante. Por tanto, conocidos ya tendrían tres en el mismo edificio. Todas las viviendas las compraron al 50%. 

En la calle Caballero de Gracia poseen otra vivienda y en 2017 adquirieron la casa de Bibiana Fernández en Boadilla del Monte. Pero no son sus únicas propiedas, lejos de las viviendas Alaska y Mario también son propietarios de la Sala Morocco, un club nocturno en la calle Marqués de Leganés, nada más girando la esquina al salir de su casa, y una empresa compartida, Fangoria SL, a través de la cual facturan por todas sus actividades profesionales, desde las estrictamente musicales derivadas de las giras de Fangoria y Nancys Rubias, hasta las que tienen que ver con el caché percibido por asistir a fiestas o contratos derivados de publicidad, participando en medios de comunicación o publicando libros. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad