María Teresa Campos y Terelu | EFE

María Teresa Campos o el despilfarro millonario con Terelu y Carmen Borrego ("¡Vaya salvajada!")

stop

Los caprichos de de la presentadora junto a sus hijas

25 de diciembre de 2018 (19:45 CET)

​María Teresa Campos vive ahora alejada de la televisión. La que en otros tiempo fue considerada la ‘reina de las mañanas’ pasa sus días recordando viejos tiempos. No es para menos.

La periodista fue una de las caras más importantes de la pequeña pantalla en nuestro país. Un tiempo en el que, como estrella que era, tenía una cuenta corriente de esas que echan para atrás.

Y no solo ella, su hija Terelu también estaba ganando mucho dinero en Telemadrid.  Unos ingresos que han pasado a mejor vida. Ahora la hija de maría teresa, desgraciadamente, sigue recuperándose de su complicada operación mientras su madre sigue deseando que Paolo Vasile le llame para darle un programa.

Maria Teresa Campos | Telecinco

El despilfarro millonario

Algo que no parece que vaya a suceder. Tampoco que vuelvan a ingresar las cifras que ingresaban entonces. Unos sueldos que les permitían pegarse unos caprichos de, como asegura muchos en las redes, “nuevas ricas”. Un despilfarro, según se mire. “¡Vaya salvajada!”, apuntan algunos. Y es que en esa época las vacaciones de Las Campos eran de auténtico lujo. Y es que, tal y como contó en su día la periodista del corazón Rosa Villacastín, “entraban en el hotel Coral Beach de Marbella y todo era esplendor. Viajaban con 22 maletas y tenían que llamar a un servicio de paquetería para que se las llevaran al hotel. Reservaban varias suites, una de ellas para la ropa”.

Una información que se complementa con la que tiempo más tarde añadió Carmen Rigalt. En este caso, Rigalt dejó claro que en todo ese despilfarro también había quien se aprovechaba de la bondad de María Teresa.

Terelu y Carmen Borrego en 'Las Campos'| Telecinco

Ha sido una mujer tremendamente generosa y ‘gastona’. Yo la comparo con Lola Flores. Se gastaba tanto y sin miramiento que podía alimentar a 50 personas en dos días. Yo he vivido esas comidas en vacaciones de verano y cómo Teresa les pagaba el hotel a los amigos. Bueno, más que amigos, a su paso florecían los palmeros. Regalaban mucho, y todo caro, de tal manera que incluso perdía valor humano el regalo”, contaba Carmen.

Pero no sólo con los amigos era así de generosa. También, cómo no, con sus hijas: “En las vacaciones, cada vez que Teresa salía a comprar, era habitual escuchar a Terelu decirle ‘cómprame esto o lo otro'. Y la madre siempre llegaba con el doble de lo que la hija le pedía”. Un derroche que forma parte de otra época. La época en la que las Campos lo petaban de verdad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad