María Teresa Campos levanta el teléfono para frenar una información de Carmen Borrego

María Teresa Campos esta muy dolida y preocupada. Se están tocando temas que le dolieron mucho en el pasado y quiere frenarlos

Fotografía: María Teresa Campos levanta el teléfono para frenar una información de Carmen Borrego
Fotografía: María Teresa Campos levanta el teléfono para frenar una información de Carmen Borrego

María Teresa Campos lo está pasando muy mal con la última polémica que rodea a Carmen Borrego. La colaboradora de ‘Viva la vida’ es muy sensible y le afectan mucho estos temas hasta el punto de desestabilizarla. Además, están removiendo aspectos de su pasado muy dolorosos. Es lo que tiene hablar de otras personas y guardar tu vida privada a buen recaudo.

María Teresa no ha dado su opinión pública, pero si que lo ha hecho con Carmen Borrego, como también con Pepe del Real, periodista de ‘El programa de Ana Rosa’. Éste ha hablado de la última polémica de las Campos con la matriarca y personas muy cercanas a ellas.

El periodista explica que Mª Teresa habría confesado a su hija que «considera a Antonio David un rival bastante fuerte y que Carmen se había metido en una guerra difícil de ganar«. Además, la periodista explica que estaría «incómoda» con los «titulares agresivos» que Borrego dio en su última entrevista.

Carmen Borrego
Carmen Borrego

De todas formas, como buena madre, María Teresa Campos se pone al lado de sus hijas y defiende a Carmen Borrego por encima de todo. Ahora se está hablando de un tema muy espinoso para ella. María Teresa sufrió mucho cuando Carmen Borrego se divorció del padre de sus hijos. Fueron momentos muy duros. La malagueña no quiere que se hable de este asunto, por este motivo ha levantado el teléfono y ha usado su poder.

Carmen Borrego ha explicado a Pepe del Real por teléfono que «no quiere hablar, ha puesto todo en manos de sus abogados«. 

Sin embargo, Pepe explica que Borrego le cuenta: «La situación no es tensa, su madre no ha expresado desacuerdo». Aunque, eso sí, la hija confiesa que Mª Teresa «podría haber hecho algún tipo de comentario sobre terceras personas, pero en persona no le ha reprochado nada».