María Teresa Campos irreconocible. Sale esto. “¿Tan mal está?”

stop

La periodista malagueña está muy preocupada por la situación del país

María Teresa Campos

16 de abril de 2020 (12:54 CET)

¿Cuándo le sonreirá la vida a María Teresa Campos? La comunicadora malagueña vivió uno de sus peores años en 2019 cuando Mediaset decidió prescindir de sus servicios al no encontrar un programa a su medida. Desde Sálvame todos iban a por ella y a por sus dos hijas, quiénes abandonaron el programa solo un par de meses más tarde. 

María Teresa Campos ha sufrido mucho. Y ahora que parecía que su vida empezaba a redecorarse, tras la ruptura con Edmundo Arrocet, ha recibido un nuevo varapalo. El coronavirus ha arruinado los planes que la presentadora tenía con Paolo Vasile. Entre ellos hubo un acercamiento y estaban preparando un programa o una sección para que se pudiese despedir de su carrera como ella quería, sin embargo se ha tenido que posponer. 

Ahora se encuentra confinada en casa de su hija Terelu junto a ella. Ambas son dos personas de alto riesgo, una por su edad avanzada y la otra por haber sufrido un cáncer. No salen de casa bajo ningún concepto y tardarán en hacerlo ya que tienen mucho miedo. 

La periodista revela estar asustada. Con algo de humor también deja claro que necesita un tinte de pelo, pero eso es secundario. "Creo que los que todavía estamos con salud en casa somos unos privilegiados. ¡Lo que nos está pasando es una cosa terrible! (...) ¡Me ha dado una pena la cantidad de personas que han muerto, y las que yo conocía… y familiares de amigos!", cuenta apesadumbrada.

Su médico de confianza le recomendó no salir de casa. Por este motivo la presentadora lleva más tiempo confinada. Esos primeros días los pasó en casa de Carmen Borrego. "Me fui unos días con Carmen. Como Terelu había estado rodando con mucha gente días antes, no se fiaba. Cuando pasó un tiempo prudencial, me vine a su casa", cuenta sin que no eche de menos esos domingos en familia "jugando a las cartas"

maría teresa campos sin maquillaje"Estoy súper cuidada [ríe], tanto que no quiero ni mirarme al espejo, porque como Terelu no deja que entre nadie en esta casa, ni con mascarilla ni sin mascarilla, no me puedo poner un tinte ni cortar el pelo", cuenta divertida y con el deseo de que su hombre de confianza, Gustavo, pueda traerle tinte para que su propia hija le tiña el pelo. "No le he dejado decir ni sí ni no. Le he dicho: “Mira, hemos tenido una semana un poco así porque yo me deprimo", afirma entre risas. 

Tal y como ella cuenta Terelu Campos está muy preocupada por su madre. "Terelu lo pasa mal. Es como si hubiera asumido esa responsabilidad. ¡Es tan cuidadosa de todo! (...) A ver como lo digo, me dan ganas de llorar, ¡a ella le aterroriza que a mí me dé algo! No puedo entrar en contacto con nadie que haya estado en la calle ni entrar en la cocina. Con la persona que yo me he traído, con Sonia, sí porque lleva confinada conmigo en mi casa desde el principio". "¿Tan mal está?", se preguntan sus seguidores. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad