¡María Teresa Campos en bañador! Ojo a la foto (y tiene horas)

stop

La periodista malagueña se reencuentra en Marbella tras casi dos meses desaparecido con Edmundo Arrocet

maría teresa campos sin maquillaje

12 de agosto de 2019 (11:55 CET)

Edmundo Arrocet marchó a Chile para ocuparse de sus compromisos profesionales y personales. La madre de su hija falleció y acudió a su país para ayudarla con los trámites. De todo eso han pasado casi dos meses y desde entonces María Teresa Campos no ha tenido noticias de su pareja.

Según la hermana del humorista llamaban a la presentadora todos los días. La propia Terelu se encargó de desmentir una mala relación entre ambos. El pasado jueves Edmundo Arrocet llegó a España. No obstante todavía no se había reencontrado con la periodista quién se encontraba de vacaciones en Marbella.

La madre de Terelu Campos no salió en toda la semana del hotel donde se encontraba al lado de su íntima amiga. María Teresa pedía el desayuno en la habitación. Los paparazzis aguardaban en la puerta las 24 horas del día esperando la ansiada fotografía.

Ese gran momento ha llegado. Edmundo Arrocet y María Teresa Campos se reencuentran tras casi dos meses separados. La presentadora se desplazó hasta la estación malagueña María Zambrano para recibir a su amado. La pareja se abrazó y caminó muy sonriente.

Con estas imágenes terminaron con todo tipo de rumores de crisis entre la pareja. Parece que están pasando su mejor etapa, tal y como apuntaron Terelu Campos y Carmen Borrego. Entonces, ¿podrían sonar campanas de boda? De momento Carmen Borrego no lo tiene nada claro y no es algo que cree que haga falta. 

Todavía no hemos visto a la pareja pasearse en bañador por las playas de Málaga. De hecho ya llevamos unos años en los que es muy difícil ver a María Teresa Campos en la playa, pero todavía tenemos la esperanza, como la revista Rumore que nos trae estos dos posados de nuestros dos artistas más queridos. Hacen una bonita pareja. 

portada Rumore

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad