María Pombo lleva un año yendo al psiquiatra

María Pombo se sincera con sus seguidores en un vídeo de Youtube y revela que tuvo que acudir al psiquiatra por culpa de las redes sociales

Fotografía: María Pombo lleva un año yendo al psiquiatra
Fotografía: María Pombo lleva un año yendo al psiquiatra

María Pombo vive uno de sus momentos más agridulces. Feliz por su primer embarazo, pero triste al detectarle la misma enfermedad de su madre. Pombo es una de las influencers más seguidas en España, todas las marcas quieren contar con ella, y ella cuenta su día a día a sus millones de seguidores. En una entrevista emitida en Youtube ha sido más sincera que nunca al revelar los problemas de la fama.

La influencer, de 25 años, ha reconocido que va a terapia para gestionar sus emociones. «Llevo un año yendo al psiquiatra, pero a mi me está tratando como psicóloga porque no estoy tomando ninguna medicación por ahora. Esperemos que no llegue a ello, pero si llego no pasaría nada (…) No voy porque estuviera mal o llorando por las esquinas. Voy porque es necesario cuidar la mente. Además creo que era importante para mi sentarme con alguien externo, que no fuera de mi familia, a contarle todo lo que estoy viviendo», ha explicado.

Fotografía: María Pombo lleva un año yendo al psiquiatra

Empezó a ir a terapia por una polémica surgida en las redes sociales. «En ese momento yo no tenía esclerosis múltiple, pero los comentarios eran muy dañiños. Me decían: ‘Tu madre se merece la enfermedad que tiene’, ‘Ojalá te mueras»… Además ponían mi dirección y comentaban ‘prepárate porque te va a pasar algo’. Cosas muy duras», ha recordado María. Su marido, Pablo, su gran apoyo, fue quién la animó a dar el paso. «Fue Pablo quien, al verme llorar, me dijo que no podía llegar a ese punto», ha contado.

No quiso contar que iba al psiquiatra por miedo.  «No es algo de lo que te tengas que sentir avergonzado, pero no lo he contado porque parece que no tengo derecho a quejarme, me da miedo que la gente piense que no valoro todo lo que tengo», ha declarado

«La gente tiene un estigma hacia la salud mental», ha alegado Pombo, que ha asegurado que a veces se siente demasiado juzgada. «Siento que al estar en una posición de privilegio no tengo derecho a quejarme. Si notan que estás mal pueden ir incluso a por ti porque tu vida es maravillosa y te mereces que te vaya un poquito mal. Eso es un poco lo que siento en Instagram».

«Llevo unos meses con más ansiedad de lo normal. Han sido los mejores meses de mi vida, pero también los peores. El confinamiento fue muy estresante porque me llegaron dos noticias muy distintas, una muy buena y otra muy mala. Cuando estás en una posición como la mía creo que no se puede decir en alto que estás mal porque te juzgan. Incluso me juzgo a mi misma, pero es normal que me queje, porque me acaban de dar una noticia muy mala, y a la vez tengo una noticia buenísima, en tres meses nace una persona que va a depender absolutamente de mi, entonces me siento muy afortunada, pero por otro lado no dejo de preocuparme», ha dicho con sinceridad.