El rey Felipe VI (d) junto a su padre, el rey emérito Juan Carlos I | EFE

Los gritos de Juan Carlos I y Felipe VI se oyen desde el jardín: la pelea del año

stop

La discusión más bestia jamás vista en Zarzuela

03 de junio de 2020 (11:35 CET)

Pilar Eyre ha arrojado un poco más de luz a todo lo que hay detrás del retiro de la asignación a Juan Carlos I por parte de su padre y de la renuncia del Jefe de Estado a la herencia del emérito. Y lo que cuenta no es nada bonito.

De entrada, la cronista señala que Juan Carlos no dijo toda la verdad cuando el año pasado publicó un comunicado en el que ponía punto y final a su vida pública.

“Hace cinco años de mi abdicación de la Corona y desde el año pasado he venido madurando esta idea. Es mi voluntad y deseo dejar de desarrollar actividades institucionales a partir del próximo 2 de junio”, rezaba el mencionado comunicado, en el que Eyre dice que miente.

don juan carlos i

Juan Carlos I no dice toda la verdad

“Contiene varias inexactitudes: el rey no llevaba un año madurando la idea, es más, ni siquiera fue idea suya apartarse de las actividades públicas”, escribe Pilar, que asegura que el escrito fue fruto de que Felipe se había enterado de “las cuentas opacas de su padre en Suiza, “y había acudido a la desesperada a un notario para declarar que no sabía nada de estos asuntos y renunciaba a todo beneficio que pudieran derivarse”.

Una decisión que Felipe habría tomado después de mantener una dura discusión con su padre sobre el asunto. Una pelea de la que la cronista reproduce las palabras que se intercambiaron.

Don Juan Carlos I y Felipe VI

Discusión muy subida de tono

“No nos podemos fiar de tu amante ni de los fiscales suizos ni de los periodistas... Si quieres salvar la institución, esta es la única salida que te queda. Escribe esta carta en la que decides retirarte de las actividades públicas”, le dijo Felipe. Y asegura Eyre que “los gritos entre padre e hijo se oían desde el jardín”.

Tal fue la violencia de la conversación que según la periodista, Juan Carlos estuvo varios meses sin hablarle. De ahí que no estuviera en varios actos, incluido el de la proclamación de Felipe como rey de España.

Antes de concluir asegura que aquella carta “sirvió de poco”, y que de ahí que Felipe haya tenido que “dar un paso adelante y rematar simbólicamente a su padre”, después de que salieran a la luz las informaciones relacionadas con el dinero que Juan Carlos guardaba en Suiza.

Cabe destacar que, según lo explicado por Eyre, todavía habría otra mentira. Según dijo Juan Carlos I tras el último escándalo, "su hijo no tenía conocimiento de estas actividades”. Sin embargo, tal y como lo cuenta Pilar Eyre, sí tenía constancia. Y desde hacía más de un año. Además, el que Felipe VI haya tomado medidas, no hace más que corroborar que hay mucho de cierto en lo que se cuenta de las cuentas opacas de Juan Carlos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad