Belén Esteban

Lo más gordo de Belén Esteban ¡está a punto de estallar! Ella no calla más (y es esto)

stop

La colaboradora de Sálvame está hundida tras el fallecimiento de Fran Álvarez

17 de febrero de 2020 (12:13 CET)

A Belén Esteban le persigue la sombra de Fran Álvarez, su exmarido. Mantuvo una relación con el camarero desde 2008 hasta 2013, año en el que decidieron poner punto y final a su noviazgo porque cada vez que estaban juntos era como una auténtica bomba de relojería. Ninguno se hacía bien. Durante la semana pasada, la de Paracuellos no apareció por televisión ningún día, a pesar de que se dijo que podría protagonizar un Deluxe, pero se ha negado en rotundo. Ella sabe que cualquier cosa que diga al respecto puede ser malentendida y no quiere que así sea. Por eso prefiere dejar pasar el tiempo y que las aguas se calmen. 

Belén con Fran Álvarez

Quién si ha hablado por primera vez y no ha dejado en muy buen lugar a la princesa del pueblo es la novia actual de Fran, Nuria. La conoció en el programa de desintoxicación. Según algunos medios ella es la paciente de la que se enamoró y por ese motivo se le negó continuar con la terapia. Ella lo ha negado rotundamente. 

Ha sido Aurelio Manzano, colaborador de Viva la vida y gran amigo de Fran Álvarez, quién ha explicado como se siente actualmente Nuria. "Estoy devastada, es como si fuese un sueño del que tengo que despertar, no es real" y asegura que está todavía en "shock". También se ha sincerado sobre la relación con la familia de Fran: "Me adoran porque saben cómo lo quise y le cuidé hasta el final!".

Nuria niega haber estado involucrada en programas de desintoxicación. "Ahora que iba a volver a entrar me iba a hacer acompañante de él para cuando viniese a Madrid en sus permisos poder estar juntos. Si no, no lo podíamos hacer. La única felicidad que ha tenido en estos ocho meses ha sido conmigo. Hemos tenido momentos maravillosos y él quería luchar por nuestro amor. Me decía que era su luz. Estoy muy dolida ahora mismo y no me creo lo que ha pasado"

Según algunos medios Miguel Marcos tocó fondo por culpa de Belén Esteban. Al parecer se dice que la de paracuellos le vetaba para acudir a algunos espacios. Por ejemplo, recibió una tentadora oferta para participar en Supervivientes, pero esta no quiso y le dio un ultimatum a la cadena y a él mismo. Hubiese sido una gran oportunidad para el camarero porque podría haber estado tres meses en un lugar completamente aislado, sin ningún tipo de adicción. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad