¡Llorando! Bochorno. Jorge Javier Vázquez se lo veía venir. ¡Ojo a esto!

stop

El presentador de Sálvame se quedó sin palabras al ver lo sucedido en plató

Jorge javier vázquez

08 de febrero de 2020 (11:46 CET)

María Teresa Campos se lo dejó muy claro a Jorge Javier Vázquez. Está harta de que sus colaboradores se metan con sus familiares, especialmente sus hijas. A pesar de que la periodista está regresando con fuerza a la cadena, no le han hecho caso. Ahora quién ha salido muy mal parada es Alejandra Rubio. 

La noche del pasado viernes 8 de febrero, el programa La isla de las tentaciones emitió un nuevo encuentro entre los colaboradores, capitaneado por Sandra Barneda. Como es habitual todos ellos comentaron lo que sucedió en la isla durante la última gala emitida el jueves en Telecinco. Todos querían hablar, especialmente Kiko Matamoros y Alejandra Rubio, quiénes se solapaban. Inesperadamente, la hija de Terelu acabó abandonando el plató entre lágrimas. 

"Llevo toda la noche intentando hablar, no se calla, se lo digo y sigue pisándome", respondió Alejandra, cuando Barneda interrumpió el debate para saber qué ocurría entre ella y Matamoros. "Lo que no voy a hacer es gritar por encima de él", añadió la colaboradora, a Ylenia le encantó su carácter y la aplaudió. "Dramitas personales, no. Y guerritas personales, menos", replicó Kiko, ante el desconcierto de Rubio. "Si vienes a decir que yo a ti te he anulado como colaboradora esta noche, lo siento mucho", declaró Matamoros, mientras Alejandra recalcó que "te lo he dicho antes".

Alejandra Rubio y Kiko Matamoros discuten

"Todavía estoy esperando a que me dejes hablar", protestó Rubio. Matamoros le pidió disculpas, pero le dejó bien claro que debía aprender a estar en este mundo. "Aprender a tu lado es complicado", criticó la colaboradora. Sandra Barneda vio como pocos minutos después Alejandra Rubio terminó fundida en lágrimas y con el apoyo de sus compañeros. La colaboradora no quería hablar más del tema, pero esta semana estaba sometida a mucha presión y estaba sintiendo en sus propias carnes lo que representa ser un personaje público. 

"No le ha dicho nada Kiko. Creo que de la propia impotencia, porque todos queréis hablar, porque sois buenos profesionales y os gusta el programa, y llega un momento que te frustras", explicó la presentadora tras la marcha de Rubio. "Quiero pedir disculpas por ponerme así, pero me duele porque él me conoce desde que soy pequeña, sabe que esto me está costando mucho y que encima me esté poniendo trabas, pues no me gusta", confesó Alejandra 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad