Infanta Cristina | EFE

Llama a la amante. “Soy su mujer”. La infanta Cristina lo vivió todo (y sale ahora)

stop

El lío que ya no se calla la hermana del rey Felipe

10 de marzo de 2020 (13:20 CET)

​Juan Carlos I es uno de los nombres del momento. Algo que, teniendo en cuenta que no es que sea precisamente por algo positivo, está generando muchos nervios en La Zarzuela. Cuentan desde el entorno de la Familia Real que el rey Felipe está muy preocupado por todas las informaciones que están empezando a aparecer en torno a su padre y a los líos judiciales que se supone que están por llegar.

Sin embargo, no es el único. También sus hermanas, las infantas Elena y Cristina, así como su madre, la reina Sofía, saben que la monarquía está en el punto de mira. Y eso nunca es positivo.

De hecho, no ha sido otra que la infanta Cristina la que, viendo ahora como el nombre de una de las amantes de su padre, Corinna, está en todos los medios, ha explicado a los suyos uno lío que vivió hace años.

Juan Carlos I | EFE

El lío entre Sofía y Juan Carlos

Y es que no ha sido Corinna la única mujer que ha formado parte de la vida del rey emérito más allá del matrimonio. No es ningún secreto que la mallorquina Marta Gayà fue la amante del rey durante años.

Es más, tal y como explicó Diario Gol recientemente, existen conversaciones grabadas por el CESID en las que el monarca admite que “nunca había sido tan feliz” como lo era cuando estaba con Gayà.

El problema es que Sofía sabía de la existencia de esa relación y, viendo que Juan Carlos no hacía ningún esfuerzo en disimularlo, tuvo más de una bronca con su marido. Incluso, cuentan desde el entorno de la Familia Real, que Sofía llegó a ponerse en contacto con la amante de su marido dejándole claro que “soy su mujer”.

Juan Carlos y Sofia

Eso sí, se desconoce si la relación llegó a su fin por ello o por otros motivos. Lo que no es ningún secreto es que por mucho que de cara a la galería Sofía siempre ponga buena cara antes los medios, de puertas hacia dentro las broncas fueron evidentes. Y Cristina vivió más de una.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad