Lío terrible con Álex Lequio (Ana Obregón) por esta foto (y lo que dice)

stop

El hijo de la presentadora y actriz prepara una fiesta de disfraces con mascotas

Ana Obregón y Álex Lequio

07 de octubre de 2019 (17:41 CET)

Álex Lequio no para. El empresario es un gran ejemplo para todas aquellas personas que pasan por un proceso similar. El optimismo y las ganas no faltan en su cuerpo. A pesar de sufrir una recaída, el joven se levanta y se encuentra inmerso en su nuevo proyecto junto a Ana Obregón. Este 31 de octubre tendrá lugar Halloween o la castañada, según como le quiera llamar cada uno. Pero este año se le suma una nueva celebración de lo más animal.

El joven prepara "PETrificante", una fiesta de Halloween para mascotas y, por supuesto, para sus dueños. Este evento está organizado junto a la empresa Polar Marketing Group. “Esta semana daré la gran noticia que lleváis esperando todos y me lleváis preguntando tanto tiempo: el miércoles abriremos proceso de inscripción para ‘PETrificante, la fiesta de disfraces para mascotas de Halloween 2019’. Así que si tienes perro y te gustan los disfraces, ¡estate atento! No vayas a quedarse sin plaza. ¡¡¡El evento es para todo el mundo!!!”, ha escrito en la publicación junto a una imagen de su mascota. Ana Obregón también asistirá a este evento y lo hará con Luna, la labrador que tienen en casa desde hace 15 años. 

Pero no ha sido la única publicación del empresario estos días. Después de permanecer en silencio, Álex Lequio ha hablado del futuro y de su época estudiantil. Álex Lequio hace un llamamiento a todas aquellas personas que estudiaron lo que les dictó su corazón y no lo que en cierta forma les obligó la sociedad o sus familias. Según él, hay carreras que gozan de más prestigio que otras. 

Álex Lequio estudió un doble grado de Filosofía y Ciencias Políticas. Algo a lo que ahora mismo no se dedica pero esta relacionado. Después de un largo discurso en el que publica una fotografía de graduado junto a un compañero, las críticas no se han hecho esperar. Muchos de sus seguidores opinan que él estudió lo que le dio la gana porque se lo pagaron sus padres que tienen una gran posición. Pero el resto de mortales no tienen las mismas oportunidades. A veces te fastidia la nota de corte y otras el dineral que cuesta una universidad privada, incluso una pública. Hay personas que no tienen ni la posibilidad de estudiar y deben ponerse a trabajar para ayudar en casa. "Ves la vida muy fácil, tú" o "que fácil se ven los toros desde la barrera", le han escrito. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy me gustaría dar un poco de protagonismo a tod@s esos alumn@s valientes que, al igual que yo, estudiaron disciplinas en la universidad siguiendo sus pasiones, a diferencia de aquell@s que siguieron caminos sentenciados por cifras de empleabilidad, reputación etc... Desafortunadamente, siempre está de moda el estereotipo. Parece que algunas especialidades son de palmadita en la espalda y otras son de ‘ah, pues bien.’ A veces, incluso tenemos miedo a compartirlas si somos nosotros los ‘especialitos’ - cosa que me parece completamente absurdo. Gracias a ‘dios,’ todos somos y opinamos diferente. No puedo llegar a imaginar el coñazo - disculpen la palabra - que sería participar en una sociedad donde todas nuestras aportaciones siempre guardaran algo en común. Yo sería de los que comprarían un coco para discutir con el 😂. El mensaje que pretendo trasladar es que yo, al igual que muchas otras personas, tuvimos reparo a la hora de escoger lo que queríamos estudiar, pero lo hicimos sin importar el peso inútil que conllevaría la toma de una decisión tan personal como esa. Yo estudié una doble licenciatura en Filosofía y Ciencias Políticas. Los desentendidos dirán, ‘pero no se dedica a la empresa?’ Y yo respondería ‘que es la empresa sin el estudio exhaustivo del cuadro de emociones, valores, principios y motivos que dictaminan los comportamientos de consumo del ser humano en el siglo XXI.’ Todo está entrelazado y nada se limita, nunca nunca nunca nunca, al contenido de un miserable libro. Parece que nos encantan los malditos libros - léase en términos metafóricos. Detesto la gente que categoriza personas según lo que han estudiado. Todos somos libres de escoger en función de nuestro pulso. Da mucha pena que algunas personas siguen escogiendo en función del pulso de otros. En fin, espero que este texto ayude un poquito a que todos los alumnos que me lean, persigan su sueño académico. Si es el derecho, pues el derecho. Si es la medicina, pues la medicina. Pero si es la música, la ecología, el teatro o la filosofía. Entonces adelante también, a por todas #TomaParrafada @dukeuniversity #2014

Una publicación compartida de Me Dicen Aless (@alessandrolequiojr) el

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad