“Le han cortado la lengua”. Bertín Osborne y España, en shock. Ingreso de urgencias

stop

El presentador de Mi casa es la tuya preocupado por su gran amigo

bertín osborne

22 de febrero de 2020 (14:54 CET)

Bertín Osborne se queda de piedra con las declaraciones de un buen amigo y compañero de profesión. Tras el susto que dio Millán Salcedo el pasado verano al ser hospitalizado, el artista apareció de nuevo en televisión el pasado jueves en El Hormiguero para contar como vivió ese episodio. 

El cómico estuvo durante toda la noche con una sonrisa de oreja a oreja. Entró en plató con una americana rosa y un libro entre sus manos titulado Humor absurdo, precisamente el que venía a presentar. Además, se sentó en el lugar de Pablo Motos para hacer unas bromas sobre el tan de moda lenguaje inclusivo. El presentador se puso muy contento al ver al humorista tan animado. 

Millán Salcedo“Quiero contar la verdad, ni más ni menos, no lo que decían las lenguas de doble filo… me han cortado un trozo de lengua. La novedad es que me he mordido la lengua y no me he envenenado”, bromeó. Motos recordó al humorista que pudo haber muerto. 

"No es cierto lo que dicen por ahí como que me había dado un doble ictus conduciendo, ¿cómo puede ser eso posible si no sé conducir? Ahora celebraré dos cumpleaños, el del renacido, el 4 de julio. Solo fue una subida de tensión. No me cuidaba mucho, tomaba mucha sal y ahora me llamo Millán cedo cedoTengo que hacer una gran dieta, comía como un perro san bernardo, pero lo llevo muy bien. Más de 8 meses sin tomarme una cerveza, tengo mucha fuerza de voluntad", valoró.

Millán Salcedo quiso aclarar uno de los misterios de la vida. Cuando te pasa algo así no recuerdas absolutamente nada. No hay ni un túnel ni imágenes de tus recuerdos pasando a toda pastilla. 

"Ahora no puedo decir las erres. Donde estés, amigo, gracias por salvarme la vida. Estuvimos hablando de todo lo que pasó. Era terrible. En algún momento me debí caer pero no había mucha gente, él no sabía dónde ir pero se encargó de todo. Cuando estaba en el hospital, me sentí tan bien que me hice una foto de la lengua que estaba inflamada. Resulta que luego me volvió a dar otro, pero estaba en el hospital. No sufres".

 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad