Las vacaciones ‘low cost’ de Terelu Campos. De dejar propinas de 500 euros a comer de menú

La colaboradora de Viva la vida se escapa a Málaga como todos los años para estar al lado de sus amigos

Fotografía: Las vacaciones ‘low cost’ de Terelu Campos. De dejar propinas de 500 euros a comer de menú » Diario Gol
Fotografía: Las vacaciones ‘low cost’ de Terelu Campos. De dejar propinas de 500 euros a comer de menú » Diario Gol

Por todos es sabido que las Campos son de derrochar mucho dinero. Ellas no se esconden y en más de una ocasión lo han contado abiertamente. Aún se recuerdan sus veranos en Málaga donde alquilaban dos suites, una para ellas y otras para las más de 22 maletas que llevaban. No son los únicos gastos y es que tampoco escatiman a la hora de vestir. Vestidos, bolsos o zapatos de miles de euros. Sin ir más lejos, Alejandra Rubio elige muchas veces complementos de la marca de Louis Vuitton, bolsos y botines que ascienden a los 2.400 euros. 

Ahora la vida de las Campos ha cambiado por completo. La época dorada pasó y tienen mucho menos peso en televisión. María Teresa Campos establecía siempre por contrato que se contratase a sus hijas, Terelu de colaboradora de sus programas y Carmen Borrego en la dirección del programa. Sin embargo, eso se acabó. Ahora sus hijas son colaboradoras de Viva la vida y nada más. Solo les quedan las exclusivas en la revista Lecturas. 

terelu camposA pesar de ello hay cosas que no cambian, aunque se vivan de otra manera, como sus escapadas a Málaga, la ciudad que les vio crecer. «En mi Málaga con la flor más bonita del mundo… una biznaga!! Flor que como tal no existe, se hace con el jazmín», escribía Terelu en sus redes sociales para dar inicio a sus vacaciones en su ciudad favorita. Sin duda ha sido un año diferente para Terelu. Tras el confinamiento ha podido mudarse de casa y ha vuelto a pisar el plató de Sálvame, aunque solo en un par de ocasiones para participar en el programa La última cena. 

Con su nuevo look, Terelu se dejó ver por la calle más concurrida de Málaga. Un paseo para relajarse. Poco después se reencontró con una amiga. Ambas degustaron el plato más típico de la zona, «pescaíto frito». Terelu entró a un bar de menú. Estuvieron comiendo en la terraza sin esconderse de la prensa. Se acabó aquello de dejar propinas de hasta 500 euros. 

terelu en un restaurante

 

 

Publicidad