Las pruebas que destapan la relación de Marta López Álamo con un compañero de Kiko Matamoros en Telecinco

Marta López Álamo y las fotos que no quiere que veas

Marta López Álamo y Kiko Matamoros
Marta López Álamo y Kiko Matamoros

Marta López Álamo ha pasado de ser una perfecta desconocida a ser ya una de las celebrities de nuestro país. Y todo a raíz de conocerse hace un tiempo que la modelo era la nueva novia de Kiko Matamoros.

Sin embargo, en las últimas horas se ha sabido que, al contrario de lo que ella apuntaba, Marta sí que tuvo algún tipo de relación (no se sabe si amistosa o algo más) con un compañero de su ahora novio en Telecinco. Y ese no es otro que Kiko Jiménez.

Las pruebas que delatan a Marta López Álamo

Fue el pasado sábado cuando Kiko Jiménez y Sofía Suescun, una de las parejas de moda en Telecinco, acudieron al Sábado Deluxe para pasar por el polígrafo. Un polígrafo en el que se supo que, en el paso, Kiko había conocido a la actual novia de matamoros.

Fue el propio Jiménez el que apuntó que se conocían, pero Marta, por teléfono, negó esa conexión. Aseguró que nunca en su vida había visto al novio de Sofía. Sin embargo, como es habitual en Telecinco, el equipo del programa ya se puso a investigar y la investigación ha dado sus frutos.

Han encontrado pruebas en las redes sociales que, por lo menos, Marta mentía. Y es que en varias publicaciones de hace ya unos años de Jiménez se podía ver un me gusta de Marta López.

Fotografía: Las pruebas que destapan la relación de Marta López Álamo con un compañero de Kiko Matamoros en Telecinco
Kiko Jimenez Instagram

Eso sí, en el programa se han querido cubrir las espaldas y han asegurado que, pese a desconocer si entre los dos hubo algo más, sí que parece evidente que coincidieron. “No podemos afirmar si hubo o no relación íntima entre ellos, pero esta prueba sí que demuestra que coincidir, han coincidido, lo que dejaría a Marta como mentirosa”, apuntan en Telecinco.

Veremos si este nuevo lío entre la novia de Matamoros y Kiko Jiménez tiene o no recorrido. Lo que sí parece claro es que al equipo de Socialité no es que se le escape nada precisamente.