Las Campos en Nueva York

Las locuras de rica de María Teresa Campos, Terelu y Carmen Borrego (“¡Vaya salvajada!”)

stop

Las Campos vivieron una época laboral dorada y no pararon de gastar todo lo que ingresaban

01 de febrero de 2019 (16:49 CET)

Aunque ahora mismo no pasan por su mejor momento, el clan Campos ha facturado grandes cantidades de dinero. Todo empezó con la incursión al mundo de la televisión de la matriarca. María Teresa Campos, por contrato, fue la encargada de dar trabajo a sus hijas. Terelu Campos siguió sus pasos presentando o colaborando en varios programas y Carmen Borrego optó por quedarse en la sombra, siempre detrás de las cámaras.

Los medios de comunicación, en especial la televisión, son un mundo que mueve mucho dinero cada día. La periodista y su hija consiguieron rápidamente la fama y empezar a factuar buenos sueldos. No se estaban de nada. Y por este motivo vivieron la vida. La familia perdió complemamente el rumbo. 

Las Campos en Nueva York

Cuando regresaban a su Málaga querida, se hospedaban en uno de los hoteles más lujosos de la ciudad. El Coral Beach de Marbella. Como muchos españoles, a la hora de viajar la maleta siempre ha sido un problema, pero ellas lo solucionaban rápido. Si no cabe todo en una llevaremos 22. En multitud de ocasiones tenían que contratar a un servicio de paquetería para trasladar su equipaje de un lugar a otro. Y tampoco dormían en una habitación cualquiera. Ella preferían suite, una para cada una y otra para la ropa. 

Algo muy típico de los españoles es consumir algo gratis. A todos nos gusta esa palabra mágica, pero a ellas no. No dejaban nunca que ningún familiar, amigo o hombre caballeroso las invitasen. Siempre pagaban ellas a golpe de tarjeta. Con lo que gastaban en unos minutos podían alimentar 50 personas en dos días. Una locura de gastos que todos los espectadores opinan que es "una salvajada". No está al alcance de casi ningún bolsillo.   

Nunca les ha faltado de nada. Ni tan siquiera chófer o asistentas. Pero esto se acabó. Ahora María Teresa Campos e hijas no viven un buen momento profesional, en especial la matriarca. La periodista lleva tiempo sin tener un programa en Telecinco y la perdida económica ha sido más que notable. Tanto que ha tenido que vender su mansión en La Moraleja por el alto coste que ella supone. Incluso ha subastado muebles. Todavía le podrían ir las cosas peor si Paolo Vasile, directivo de Mediaset, toma la decisión de jubilarla. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad