Isabel Pantoja

Las “¡locuras de diva!” de Isabel Pantoja. Excentricidades, caprichos de rica y más ¡al descubierto!

stop

La cantante se encuentra confinada en Cantora junto a su madre, Doña Ana

16 de abril de 2020 (17:17 CET)

Isabel Pantoja tuvo mucha suerte. Aunque ya habían casos de coronavirus en España, no fue hasta el pasado 14 de marzo cuando se decretó el estado de alarma. La tonadillera pudo subirse de nuevo a los escenarios tras años de ausencia. Lo hizo el pasado 6 de marzo en el Wizink Center de Madrid y aunque algunos criticaron fallos técnicos el recinto se lleno de gente. Tras la crisis sanitaria que está viviendo el país y el mundo entero, es muy probable que la cantante no vuelva a pisar el escenario en otra larga temporada. Sus proyectos se caen de la agenda.

El pasado lunes se iba a emitir el primer programa de Idol Kids, edición que ya ha sido grabada. No obstante, Telecinco decidió guardársela en un cajón porque tal vez en un futuro se encuentra falto de programas y series debido a la situación actual donde la producción de todo se ha paralizado.

Isabel Pantoja llora

Precisamente a través de su participación en este programa todo salió a relucir. Siempre se ha hablado de las exigencias de Isabel Pantoja cada vez que actúa, ya sea sobre un escenario o en televisión. Sin embargo nunca las ha confirmado ella misma. Sus aires de diva quedan patentes en todos sus trabajos. Cuando participó en Supervivientes 2019 se rumoreó que habría pedido teñirse el pelo todas las semanas para lucir siempre perfecta. En Idol Kids salió a la luz que la cantante se llevaba los vestidos que le prestaban para las galas y no los devolvía. 

En su concierto también ha hecho efectiva su lista de deseos. Las cosas más llamativas son un sofá confortable, rosas blancas para el camerino, jamón de bellota y caña de lomo de cinco jotas u ocho litros de té sabor limón de una conocida marca, entre una larga lista. 

En cuarto a seguridad, exige dos escoltas y un servicio sanitario exclusivo para ella y estar situada cerca a un hospital. El traslado en avión debe ser en primera clase para ella y su hermano Agustin. El resto del equipo, en clase turista. Para alojarse, pide una suite para ella y su hermano en un hotel cinco estrellas o, en su defecto, el mejor de la ciudad.

 La tonadillera ha acudido a los rodajes de Idol Kids con cinco profesionales a su entera disposición en todo momento. Es la persona que más trabajo da al equipo de producción, quiénes están al tanto para que no le falte de nada. 

La madre de Kiko Rivera pide habitualmente sopa de pescado para comer. Pero no una cualquiera. Ella no come en el comedor de la cadena. Lo hace aparte y con una comida deliciosa. A ella le gusta el plato de sopa que preparan en un conocido restaurante de Pozuelo de Alarcón con estrella michelin. El precio de esa sopa ronda los 100 euros. Pero no es el único manjar que degusta. También tiene preferencia por el salmón ahumado y las aceitunas. 

Las grabaciones de Idol Kids son bastante largas y por eso ha pedido a producción un cojín para sentirse más cómoda, pero no uno cualquiera. Le gustan de silicona. Para encontrar el cojín perfecto han tenido que comprar y probar hasta diez diferentes. También le han tenido que comprar varios medicamentos. 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad