Infantas Elena y Cristina

Las infantas Cristina y Elena encuentran la solución para su padre: “Aquí no hay extradición”

stop

Juan Carlos y su salvoconducto para libarse de la justicia española

10 de junio de 2020 (11:37 CET)

El rey emérito Juan Carlos I tiene cada vez encima a la justicia. El monarca tiene causas abiertas en España y en Suiza, que buscan determinar el origen de la fortuna que Forbes sitúa en más de 2.000 millones de euros y que, en contra de la transparencia que se exige a las autoridades públicas en España, es un secreto en nuestro país. Y ya estaría pensando en su huida del estado español.

El último golpe lo recibió este lunes. Juan Carlos será investigado por fraude fiscal y blanqueo en el caso relacionado con las presuntas comisiones valoradas en más de 100 millones de euros por su participación en las obras del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca y con la adjudicación de algunas partidas a empresas españolas. La responsabilidad de hacerlo recae sobre la Fiscalía del Tribunal Supremo.

juan carlos I

Juan Carlos prepara su fuga

Por todo ello, según cuentan varias fuentes, el monarca está preparando su fuga de España.  Las intenciones del emérito pasan por instalarse en la República Dominicana. Sí, cambiará la monarquía por la república. Así lo señaló Jaime Peñafiel y lo corroboraron Diario16 y ElEspañol. Concretamente en La Romana. Un destino que, como apunta Diario16, reúne numerosas fortunas “procedentes de la corrupción en VenezuelaColombiaBrasilArgentinaUnión Europea”.

Sin acuerdo de extradición

Un destino que tranquiliza y mucho a los que todavía apoyan a Juan Carlos, como sus hijas las infantas Elena y Cristina. ¿Y por qué? Muy sencillo. Porque allí no hay acuerdo de extradición entre España y el país centroamericano.

Atención a lo que dice el artículo 8 del tratado de extradición entre ambos países: No se concederá la extradición cuando la responsabilidad penal se hubiere extinguido por prescripción u otra causa, conforme a la legislación de cualquiera de las Partes”, reza el tratado de extradición entre ambos países, en el que “otra causa” puede ser cualquier excusa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad