El rey Felipe VI | EFE

Las 24 horas más trágicas de Felipe VI. El top secret que España no conoce

stop

El lio que nadie cuenta en La Zarzuela

14 de abril de 2020 (13:13 CET)

No es ningún secreto que, desde que era apenas un niño, el hoy rey Felipe ha estado siempre muy controlado y vigilado por sus padres, Juan Carlos y Sofía. Entre otras cosas porque, como bien sabían todos los miembros de la Casa Real, Felipe sería rey una vez su padre dejara el cargo.

Y una de las parcelas que siempre han tenido muy presente en La Zarzuela ha sido la faceta amorosa. Los reyes sabían que la mujer escogida por Felipe para ser su esposa se iba a convertir en reina algún día, de ahí que siempre estuvieran muy pendientes de sus relaciones.

Las 24 horas más trágicas de Felipe VI

No es ningún secreto que, en el inicio de su relación con Letizia Ortiz, las presiones que recibió Felipe por parte de su familia así como también por parte de sus círculo de amistades fueron más que intensas. Pero Felipe no cedió y, enamorado como estaba de Letizia, siguió adelante con la relación.

Y lo hizo por, entre otros motivos, porque esa presiones ya le habían impedido tiempo atrás hacer lo propio con Eva Sannum. Y es que, como bien saben los que siempre han estado muy pendientes de la actualidad monárquica, la relación entre el entonces príncipe y la modelo sueca iba más que en serio.

Felipe Eva

Tanto que, una vez superadas las presiones, su intención era la de pasar por el altar. Es más, la idea era anunciar la noticia al pueblo español a mediados del mes de septiembre de 2001. Sin embargo, teniendo en cuenta el atentado de las Torres Gemelas de Nueva York del día 11, muchos aconsejaron al príncipe que dejara el anuncio para más adelante.

Fue entonces cuando los reyes presionaron a los amigos así como a miembros importantes de la política españolas de Felipe para que le hicieran ver que Eva no era precisamente la mejor esposa para el futuro rey. Felipe pasó en 24 horas de ver cómo estaba a punto de anunciar su boda a ver cómo, de repente, empezó a recibir presiones que finalmente surgieron efecto. Al menos en el caso de Eva. Cuando ocurrió lo mismo con Letizia, Felipe no dio su brazo a torcer.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad