La vida después de Enrique Ponce: Paloma Cuevas vive recluida en Jaén

Una situación complicada

Fotografía: La vida después de Enrique Ponce: Paloma Cuevas vive recluida en Jaén » Diario Gol
Fotografía: La vida después de Enrique Ponce: Paloma Cuevas vive recluida en Jaén » Diario Gol

Uno de los momentos del año ha sido la ruptura de Enrique Ponce y Paloma Cuevas después de que al torero se le viera con la estudiante de derecho Ana Soria 26 años más joven que él, con quien mantiene una relación.

Paloma Cuevas lejos de someterse al escarnio público ha decidido recluirse en su finca La Cetrina en Jaén, ya que no quiere ser portada de las revistas ni darle de que hablar a los periodistas durante estos días.

Ella está adolorida por todo lo que ha salido y no quiere alimentar todo eso ya que cree que también puede perjudicar a sus hijos y es por ello que apenas coge el teléfono a los periodistas.

Paloma Cuevas

Se hace una pregunta

Según publicó el diario El Español, la todavía esposa de Enrique Ponce se pregunta cuándo terminará todo esto. Y por ello está intentando mantenerse al margen de todo, pese a que su marido aparezca en fotos con Ana Soria en la playa echando más leña al fuego de la que le gustaría a Paloma Cuevas.

Y es que ella ha cerrado todas las vías de comunicación, no está quedando ni siquiera con sus conocidos ni yendo con sus hijas a sitios públicos, sino que está en la finca junto a su padre.

Enrique Ponce Ana Soria

De hecho, la misma publicación advierte que Paloma Cuevas está rezando más que nunca en una capilla que se puso en la finca ya que la salud de su padre no es la mejor en estos días.

Curiosamente, todavía tiene contacto con Enrique Ponce, ya que considera que ante todo es madre y tiene que velar por lo mejor para sus hijas y en eso pasa porque su padre pueda verlas en el futuro.

Publicidad