La última hora “terrible” de Sara Carbonero (y la cuenta Iker Casillas)

stop

El guardameta del Oporto está muy preocupado por el estado de salud de la periodista

Sara Carbonero

19 de octubre de 2019 (10:46 CET)

Iker Casillas y Sara Carbonero no pasan por su mejor momento. El pasado mes de mayo el futbolista sufrió un infarto y pocas semanas después su mujer comunicó que le habían detectado un cáncer de ovario. Tanto Casillas como Carbonero han intentado mantener esta situación de la forma más discreta posible. 

Mientras el estado de salud del madrileño ha mejorado considerablemente, aunque todavía se encuentra inactivo, Sara Carbonero sigue en tratamiento médico. Iker Casillas se ha convertido en su gran apoyo en estos momentos tan difíciles. 

Iker Casillas y Sara Carbonero OportoPor el momento la pareja se encuentra con sus hijos en Portugal. Oporto es una ciudad que tiene enamorada a Carbonero. Además viven mucho más relajados, alejados de los medios y de la multitud. En caso de que la salud de la periodista no evolucionase positivamente, la familia al completo se trasladaría a Madrid para estar más cerca de los médicos que tratan a la joven. 

Según cuenta el periódico La Razón, una persona cercana al jugador mantuvo una conversación a través de una videollamada con Iker Casillas en un conocido restaurante madrileño. Algunos amigos del guardameta le pedían que volviese a Madrid para estar con ellos y recordar viejos momentos. 

Ahora mismo Iker Casillas debe posponer esa reunión ya que no se encuentra anímicamente bien. Está realmente preocupado por el estado de salud de Sara Carbonero y su tratamiento médico.

Al finalizar la llamada, uno de los comensales, con gesto serió confesó a su acompañante: “La semana pasada estuve viendo a un familiar en el hospital donde ella sigue el tratamiento, el Ruber Internacional, y una trabajadora del centro me dijo que Iker se había enterado de la enfermedad que le detectaron a su mujer poco antes de que le diera el infarto y que, en gran medida, sus achaques coronarios vienen motivados por la tensión, los ataques de ansiedad y el miedo a que a Sara le pueda suceder algo. Está aterrorizado ante esa posibilidad” apunta La Razón.

“Sara es una mujer con mucho ánimo y gran fortaleza, nos ha dicho que está convencida de que va a salir airosa de esta lucha, que confía en los doctores que la tratan y que tiene más ganas de vivir que nunca. Es muy optimista y nunca la he visto expresar algún tipo de preocupación en público. Si la tiene se la guarda muy dentro”, contó una compañera de Sara Carbonero. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad