La última hora de María Teresa Campos de la que Sálvame no se atreve a hablar

La comunicadora malagueña vuelve a perder la partida por culpa del coronavirus

Fotografía: La última hora de María Teresa Campos de la que Sálvame no se atreve a hablar » Diario Gol
Fotografía: La última hora de María Teresa Campos de la que Sálvame no se atreve a hablar » Diario Gol

María Teresa Campos está muy preocupada por la situación actual. Aunque ya están permitidos los paseos a las horas establecidas para cada edad, la comunicadora prefiere ser cauta y precavida. Aplica el refranero más vale prevenir que curar. El virus todavía no está controlado y aunque el número de fallecidos desciende considerablemente es un número preocupante y los contagios no dejan de aumentar. 

La malagueña está muy asustada y mucho más al permanecer al grupo de alto riesgo debido a su avanzada edad. A punto de cumplir los 80 años. Este confinamiento lo ha pasado al lado de su hija Terelu Campos. Y menos mal que no lo ha hecho al lado de Carmen Borrego porque la podría haber contagiado. La colaboradora de Viva la vida enfermó a mediados de abril de coronavirus y ahora guarda la cuarentena en su domicilio ya que los síntomas son leves. 

María Teresa Campos ha estado muy activa en varios programas. Ha colaboradora en Sálvame, en el nuevo programa de entrevistas de Risto Mejide y en su programa favorito La Resistencia, como también en la revista Lecturas. La presentadora ha conectado a través de videollamada para ser entrevistada. 

maría teresa campos

La madre de Terelu y Carmen Borrego tiene muchas ganas de volver a los ruedos. Parecía que tras un año de incertidumbre y de tumbos la presentadora había arreglado sus desavenencias con Paolo Vasile. El italiano tuvo una reunión con ella y le ofreció unas interesantes propuestas, sin embargo han quedado, por el momento, en el olvido ya que el coronavirus ha frenado la producción propia por la escasez de publicidad. 

La economía de muchas personas del mundo de los medios de comunicación se ha visto afectada, especialmente los cachés, que han descendido considerablemente. 

 

Publicidad