La traición de Belén Esteban que llega a María José Campanario: “¡Que mala eres!”

stop

La colaboradora de Sálvame decidió no defender a una amiga por miedo a las consecuencias

Belén Esteban reaparece destrozada

25 de febrero de 2020 (11:42 CET)

Raquel Bollo ha dado la bienvenida a su primera nieta. Está muy feliz y centrada en la pequeña y en su hija. Sin embargo, en el terreno profesional no es todo de color de rosa. Desde que salió de Sálvame su agenda cada vez está más vacía y su cuenta corriente también. Hace unas semanas concedió una entrevista a una conocida revista donde hablaba sobre pasado, presente y futuro. Respecto a su retorno a Sálvame no tenía ni idea o eso nos hizo creer. 

raquel bolloSe rumorea por los pasillos de Mediaset que la ex de Chiquitete estaría totalmente vetada en Mediaset. Incluso Paolo Vasile se estaría planteando su despido definitivo. A Raquel Bollo le dolió mucho la última encerrona que le hicieron en Sálvame. Le aseguraron que a última hora recibiría una noticia muy especial. Estaba impaciente y aunque parecía que no llegaba y era un bulo para aumentar la expectación finalmente si llegó. 

Le comunicaron que su hijo Manuel Cortés iba a ser padre y se convertiría en abuela por partida doble. Según el reportero Kike Calleja, era la novia de su hijo quién iba comentando por toda Sevilla que estaba embarazada. Raquel Bollo no se lo podía creer. Sálvame se la había vuelto a jugar. Ya hicieron lo mismo con su hija Alma. "Si esto le ocurre a los hijos de otros colaboradores os habríais callado, hay colaboradores de primera y de tercera por lo que he podido ver", aseguraba Bollo. "Yo vengo al programa y cumplo con mi trabajo y creo que las cosas se debían haber hecho de otra manera, la bomba informativa es muy posible que os explote a vosotros, me marcho a Sevilla de donde nunca debí salir", terminó. Y no volvió. 

Mila Ximénez y Kiko Hernández se pusieron en contra de las declaraciones de Raquel Bollo. Según estos, la ex de Chiquitete debe mucho al programa. Su dinero y su fama. "Todo tiene un precio, si vienes a trabajar a un programa como Sálvame, te expones a ello", aseguraban. 

Más duros son otros colaboradores. A Belén Esteban se la tacha de traidora porque podría haber ayudado a la colaborado y sin embargo no lo ha hecho. Ni se ha posicionado a favor ni en contra, ni tan siquiera la ha defendido ante sus compañeros. Ha preferido guardarse sus espaldas. "Ten amigas para esto", escriben algunos en redes. Incluso María José Campanario, que en ocasiones ve el programa aunque como todo el mundo diga que no, afirma que es un gesto muy sucio. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad