La “terrible y brutal” última hora de María Teresa Campos revoluciona España

stop

La periodista malagueña habla por primera vez tras todas las informaciones sobre ella

María Teresa Campos riéndose

07 de octubre de 2019 (12:14 CET)

María Teresa Campos pasa por una situación delicada. El programa que tanto añora parece que no va a llegar. Por lo menos hasta que haya un gobierno sólido tras las elecciones del 10N. Su destino era la cadena pública, donde según ella iba a presentar un espacio de variedades. Esto sucedería en el mes de octubre, pero finalmente no será así. De nuevo se queda sin programa y ya han pasado casi tres años desde que Telecinco decidiese cancelar Qué tiempo tan feliz y estrenar Viva la vida. 

La presentadora, quién siempre ha dejado claro su deseo de trabajar, lleva casi tres años sin reportar ningún ingreso. Por este motivo, las deudas económicas se están incrementando. La periodista debe hacer frente a los gastos de su chalet, que no consigue vender. Además ha tenido que recortar gastos de su alto nivel de vida. Ni chófer, ni jardinero y casi ni personal de la limpieza. 

Sin embargo, esto último podría ser una gran mentira de algunos medios de comunicación que han hecho llegar el rumor. María Teresa Campos quiere dejar claro que no está ni arruinada, ni hundida. Y está muy harta de todas las informaciones falsas que se están virtiendo sobre ella estos últimos meses. 

"Podría vivir sin trabajar el resto de su vida porque tiene el patrimonio suficiente para no pasar penurias de ningún tipo. Por eso está muy dolida con todo lo que se está publicando en los últimos días sobre sus “agobios” económicos. Es todo falso, y, si no cambia de opinión, demandará en los próximos días a la revista que ha iniciado esta campaña mediática contra ella, el tema ya está en manos de sus abogados. No va a permitir más mentiras. Es evidente que, al igual que a todos los españoles, le ha pillado la crisis, no tiene ingresos televisivos mensuales como antes, pero ha sabido guardar durante décadas de trayectoria profesional. Y ni ha despedido a su chofer, Gustavo, ni está desesperada por no vender su chalet de Molino de la Hoz, todo es cuestión de tiempo", son las declaraciones de una persona muy cercana a la presentadora. A través de ella María Teresa Campos ha zanjado todo tipo de rumores y habladurías. 

Lo único cierto de toda la historia es que decidió dejar el alquiler del nuevo dúplex en el que iba a ir a vivir en los próximos meses. Mientras no venda el chalet ella seguirá viviendo en el. Lo único malo es que algunas estancias están vacías porque ella misma subastó los muebles pensando en que se vendería antes de lo previsto. Es una tontería irse a vivir a otra casa mientras tiene la suya propia. 

"Edmundo y yo estamos muy bien, aunque no tenemos en mente una boda, sería algo ridículo. Me da igual lo que digan sobre nosotros, porque la que tiene que saber la verdad de la vida de mi pareja soy yo. Tenemos una relación en la que Edmundo está acostumbrado a viajar por sus negocios, y no puedes tener atada a una persona a la pata de la mesa. Pero ahora, excepto su último viaje, no viaja mucho, está todos los días conmigo en casa", revelaba María Teresa Campos a Toñi Moreno en su programa. 

La malagueña está harta de todas las noticias que salen sobre ella y piensa emprender acciones legales. "Harta, ya no puedo más, no paran de inventarse cosas. Voy a emprender acciones legales para acabar con esta situación de acoso e indefensión".

"Muy dolida debe sentirse para coger al toro por los cuernos de esta manera. La hemos visto sufrir en silencio, no le gusta que la vean llorar. Pero en los momentos de tensión es tan vulnerable como cualquiera de nosotros. También le afectan mucho los ataques contra sus hijas. Es una madraza y la vida les ha marcado a las tres con el cáncer. Los que levantan rumores infundados deberían informarse bien antes de publicar ciertas cosas que hacen mucho daño", cuenta uno de sus amigos. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad