Sara Carbonero e Iker Casillas

La terrible última hora de Sara Carbonero. Iker Casillas estalla o “¡Basta ya, por Dios!”

stop

La periodista pasó el puente de San Juan en Oporto junto a unos amigos

25 de junio de 2019 (11:31 CET)

La noche de San Juan da el pistoletazo de salida a la época estival. El día más largo del año y la noche más corta. Es sin duda uno de los días más especiales del año. La noche mágica. Sara Carbonero también ha querido celebrar esta festividad. La periodista está decidida a continuar con su vida con total normalidad, a pesar de la enfermedad que padece. Continúa muy activa en las redes sociales y muy involucrada con sus proyectos, como las entrevistas para la revista ELLE o sus promociones para marcas de ropa interior. 

La presentadora ha pasado este puente en Oporto, ciudad donde reside hace tres años junto a sus hijos y su marido. No obstante, por problemas de salud han vuelto a Madrid. La ciudad portuguesa se ha convertido para ellos es un lugar de reposo y de paz. Los portugueses les han demostrado un gran cariño y se sienten como en casa. 

En Oporto ha hecho grandes amigos y con ellos ha pasado esta noche tan especial. La periodista ha hecho partícipes a todos sus seguidores a través de sus redes sociales de uno de los momentos más bonitos. La joven encendía un farolillo volador no sin antes pedir un deseo y dejarlo ir al aire. Este acto se ha convertido en una tradición muy bonita en muchos países, pero parece que muchos no están de acuerdo con ella por el negativo impacto medioambiental que tiene lanzar este tipo de artefactos. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Noches mágicas . #SãoJoão #lafamiliaqueunoelige #PabloLópez #Ven #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Todavía no se comprende como han podido criticarla por algo tan simple como tirar un farolillo al aire y como la gente no ha sido capaz de comprender el duro proceso por el que pasa actualmente Sara Carbonero. Unas críticas que estaban de más y no eran necesarias en absoluto. 

"Pésimo ejemplo", "hay otras maneras de festejar, pero no con este tipo de globos. Contaminan mucho", "Ahí va dando mensajes de cuidar el planeta y ella va y enciende estos globos", "Sara hay muchas formas de celebrar una noche mágica sin tener que contaminar", "probablemente acabe en el mar, hay que acabar con este tipo de tonterías". No obstante, ninguna se ha pasado de la raya con ella. "Basta ya, por Dios", dijo otro intentando poner calma. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad