La “¡terrible foto!” de Becky G sin dentadura postiza

stop

La imagen es sorprendente

Becky G

21 de noviembre de 2019 (18:30 CET)

Becky G dentro de una industria musical que se encuentra orientada al físico por encima de muchas cosas, ha pasado por varias modificaciones estéticas. Con 22 años de edad su cambio puede provocar alucinaciones.

Hoy en día la sonrisa de la cantante es uno de sus atractivos principales, pero sin la dentadura postiza todo cambia de forma radical. Parece otra persona, aunque por suerte cuenta con un grupo de fieles que valoran a la artista por su talento y dejan el físico de lado.

La terrible foto deja ver a Becky sonriendo como es normal en ella, pero al detallar sus dientes nos encontramos con una enorme abertura central sorpresiva.

Becky dientes

Con el fin de evitar que la atención se centre en sus dientes, decidió recurrir a un método muy utilizado entre famosos, el de las carillas dentales. La reconstrucción de su sonrisa fue rápida y ya no tiene un defecto que los detractores pueden utilizar en su contra.

La reguetonera ya había mostrado que intentaba superar la incomodidad de sus dientes para no dejar de sonreír.

Las palabras de Becky fueron: «¿El mejor consejo de belleza que me han dado? ¡Sonríe! Es la única cosa que me ha costado más por mi hueco entre los dientes, pero he aprendido que una sonrisa es una sonrisa. Es un sentimiento y demuestra que eres feliz y que tienes confianza en ti mismo».

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🖤

Una publicación compartida de Becky G (@iambeckyg) el

Solucionó bastante rápido este problema, aunque el consejo pierda credibilidad después del uso de carillas dentales. 

¿Becky G es Mala Santa?

Su primer álbum va mejor de lo esperado, y eso que le proyectaban gran éxito. El título le ha parecido contradictorio a algunos seguidores, por ello, Becky G ha tenido que explicar repetidas veces a qué se refiere. Ella revela que su idea es mostrar que en todas las personas hay un santo y una parte mala que conviven irremediablemente. Se autodenomina como la Mala Santa de la industria musical. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad