Álex Lequio con Ana Obregón EFE

La “terrible enfermedad” que Ana Obregón suma al cáncer de Álex Lequio

stop

La presentadora y actriz no esconde su problema de salud ante las cámaras

23 de septiembre de 2019 (12:10 CET)

Las cosas malas no vienen solas. Ana Obregón se encuentra de nuevo volcada en el estado de salud de su hijo Álex Lequio. El empresario anunció su recaída. Todo parecía que iba viento en popa y que Álex había dejado atrás la enfermedad para siempre, pero tras la última revisión médica algo no iba como se esperaban. Para tranquilizar a sus seguidores y a los medios de comunicación, el joven no se esconde y muestra su vida en sus redes sociales. Además cada vez que se le pregunta habla sin ningún tipo de miedo. Este fin de semana estuvo en el cumpleaños de su novia y se le vio muy feliz. 

Ana Obregón con gafas en El HormigeuroMientras no hay informaciones del avance del estado de salud de Álex Lequio hemos descubierto que Ana Obregón también tiene serios problemas, pero estos más bien son fruto de la edad. Todo surge a raíz de su paso breve pero intenso en MasterChef Celebrity 4. En varias ocasiones, la actriz nombró sus gafas. Sin ellas no veía nada y no lo tiene que jurar. Menudo desastre hizo con el último cocinado. 

Ana Obregón ha hecho series, películas, programas, pero en ninguna ocasión se le ha visto con gafas. Eso sí, las necesita y mucho. La presentadora sufre de miopía. Es decir, ve perfectamente los objetos que se encuentran cercanos, pero los ve completamente borrosos si se alejan. 

Nunca ha tapado este problema muy común en muchísimas personas. Ana Obregón visitó en el año 2014 El Hormiguero y para realizar con éxito una prueba tuvo que pedir al público unas gafas que se ajusten a su medida. La actriz siempre quiere estar perfecta y por eso cada vez que ve una cámara cerca se quita las gafas. Incluso en las grabaciones de Algo pasa con Ana tenía serios problemas. "El momentazo que más rabia me da son los golpes que me pego en la cabeza cuando salgo del coche, cuestión de miopía y de no medir bien las distancias".

Ana Obregón no ha querido nunca someterse a una operación para mejorar su visión ni tampoco ha querido probar suerte con las lentillas. 

 

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad