Juan Carlos y Felipe VI | EFE

La suite del rey de la que Felipe VI no habla: “La amante entraba y la otra llorando”

stop

El lío del que el marido de la reina Letizia prefiere no hablar

01 de marzo de 2020 (11:09 CET)

Cuando el rey emérito Juan Carlos decidió pasarle el testigo a su hijo, Felipe, muchos aplaudieron el gesto. Entre otras cosas porque, teniendo en cuenta que la monarquía no es que sea precisamente una institución muy moderna, sí que Felipe da una imagen más actual de lo que ‘debe’ de ser un rey.

Y es que, por mucho que Juan Carlos cuente aún con muchos aliados y con muchos amigos, también son muchos los que ya no se callana ciertos secretos y ciertas polémicas. La Familia Real ya no cuenta con tanto apoyo en la prensa y cada vez son más los que, sin pelos en la lengua, arrojan luz donde hace años todo era sombra. Pilar Eyre y Jaime Peñafiel son dos buenos ejemplos de ello.

El lio con la suite de Juan Carlos I

De hecho, no fue otro que Peñafiel el que destapó hace un tiempo una polémica que tiene como protagonista al emérito y de la que Felipe no quiere ni hablar. Todo ocurrió hace unos años cuando, temiendo que tuviera un cáncer de pulmón, Juan Carlos I fue ingresado en el Hospital Clínico de Barcelona. Muchos temieron lo peor, incluso el propio Borbón.

juan Carlos I | EFE

Fue por eso que no tuvo reparos en hacer llamar a su ‘amiga’ Corinna. Y ahí empezó el lío tal y como apunta Peñafiel: “Nadie de la Familia Real acompañó a Don Juan Carlos el día de la operación. Cuando Doña Sofía acudió al día siguiente, sólo estuvo unos minutos. Al marcharse, no sólo lo hizo muy triste sino que, en el aeropuerto y antes de subir al avión, la vieron llorar. Al parecer, en el hospital la presencia de “la amiga entrañable” era manifiesta. Se ignora si llegó a cruzarse con ella cuando subía o bajaba de la habitación”.

Una polémica, una más, de un Juan Carlos I que, teniendo en cuenta que en los últimos días esta en el punto de mira mediático debido al lío con la investigación de la fiscalía suiza y las informaciones de The Telegraph, está generando muchos dolores de cabeza en La Zarzuela.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad