La relación de Rocío Flores con su novio, Manuel Bedmar, está sentenciada

Rocío Flores compra un piso de lujo en Málaga muy cerca de la playa por 250.000 euros para vivir con Manuel Bedmar, pero la relación no pasaría por un buen momento

Fotografía: La relación de Rocío Flores con su novio, Manuel Bedmar, está sentenciada
Fotografía: La relación de Rocío Flores con su novio, Manuel Bedmar, está sentenciada

Rocío Flores se muestra muy ilusionada con el nuevo paso que acaba de dar con el amor de su vida. Hace unos días la hija de Antonio David Flores daba pistas sobre su nuevo futuro. La joven había adquirido un lujoso y coqueto piso en primera linea de mar por 250.000 euros donde empezaría una nueva vida al lado de Manuel Bedmar. Aunque en alguna ocasión han dormido juntos, la pareja todavía no había convivido, uno de los pasos más importantes para dar cualquier otro paso como los que hasta hace unos días tenían en mente. Casarse y tener hijos, pero no por este orden.

Fotografía: La relación de Rocío Flores con su novio, Manuel Bedmar, está sentenciada

«Que seáis muy felices«, «En la vida querer es poder, y se tiene que luchar por las personas que se quieren», «Me encantáis», «Se ve que están muy enamorados», «Hacéis una pareja preciosa«, «Os deseo lo mejor«… son algunos de los mensajes que ha recibido por parte de sus fans, muy contentos con el bonito momento que están viviendo.

«Siempre nuestros. Una experiencia más… qué ganas tenía que llegara este momento«, escribió en las redes sociales Manuel Bedmar muy ilusionado. Ahora podrán comprobar si realmente están hechos el uno para el otro. El mes pasado salió a la luz una supuesta pelea entre ellos en un chiringuito que ellos mismos desmintieron.

Sin embargo, Cotilleo saca a la luz que las cosas no están bien entre ellos. Según adelanta el portal, la pareja no estaría en su mejor momento y habrían tomado la decisión de tomar caminos separados. Según el portal, la noticia de Rocío Flores se iría a vivir con su novio sorprendió, y mucho, a su círculo más íntimo, puesto que las discusiones y los enfrentamientos entre ellos están a la orden del día.

“Quienes están cerca de la pareja me enumeran continuas discusiones, algunas de ellas con sonada trascendencia familiar[…]. Lo suyo tiene fecha de caducidad”, sostiene Saúl Ortiz en el ya mencionado digital. Manuel Bedmar no soportaría la presión mediática a la que ha sido sometida Rocío Flores.