La Reina Letizia y doña Sofía | EFE

“La reina soy yo”. Y no es Letizia ni Sofía. Sale esto. Y es la bomba

stop

Juan Carlos I y Felipe VI, contra las cuerdas

19 de marzo de 2020 (13:13 CET)

Los expertos en la Casa Real poco a poco van desgranando el escándalo destapado estos días sobre Juan Carlos y los 100 millones en comisiones cobrados a Arabia Saudí, y añadiendo detalles que no conocíamos. Por ejemplo, el que revela la periodista Mariàngel Alcázar en La Vanguardia.

Según relata la cronista, la publicación de las informaciones podrían responder a una estrategia de Corinna Larsen para poder llegar a decir “La reina soy yo”, como en su momento quiso hacer Camila Parker en la monarquía británica.

Juan Carlos y Corinna

Según Alcázar, la filtración a los medios británicos la habría perpetrado Corinna, después de haber intentado chantajear a los Borbones con la información que tenía en su poder acerca del emérito.

Chantaje

Una Corinna despechada habría escrito una carta en marzo de 2019 a Felipe VI, en la que le avisaba de que era beneficiario de los millones de JC, "con la clara intención de someterle a un penúltimo chantaje”. “Corinna Larsen está dispuesta a todo con tal de librarse de la cárcel y liderar una guerra sin cuartel contra la Corona", añade. La carta la envió Corinna a través del bufete de abogados Kobre&Kim, del Reino Unido.

Este paso, según señala Alcácer, Corinna lo habría dado cuando vio que no podría cumplir su sueño de ser reina.

Se mofan de España

Sea como sea, tras aquella amenaza, Felipe reaccionó apartando a su padre de la agenda pública, previo discurso del emérito en el que, mintiendo de forma rastrera, lamentable y patética a toda España, decía: “Tomo esta decisión desde el gran cariño y orgullo de padre que por ti siento, con mi lealtad siempre”.

Y ojo, porque la cronista no termina el artículo sin antes deslizar que no hay que descartar que todo podría tratarse de una operación perfectamente diseñada para socavar la monarquía” y que Corinna podría ser solo “un peón”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad