Reina Sofía | EFE

La reina Sofía pasó hambre. La historia no contada. “Comía la hierba de los caminos”

stop

La revelación sobre la infancia de la esposa de Juan Carlos I

01 de junio de 2020 (11:13 CET)

Desde que a mediados de marzo se declaró el Estado de Alarma en España por el coronavirus, la reina emérita Sofía se encuentra confinada en la estancia que tiene en Zarzuela. Y no lo hace sola.

Según contaba Pilar Eyre en un artículo publicado en la revista Lecturas, la esposa de Juan Carlos I se encuentra acompañada de su hermana, la princesa Irene.

Así pasa el confinamiento la reina Sofía

Algo que le habría confirmado una fuente que hizo una visita a la Zarzuela, se perdió y se encontró con el lugar donde estaban cenando las dos hermanas. Según el contacto de la cornista especializada en la casa real, Sofía e Irene estaban “solo iluminadas por una lámpara de pie, estaban cenando las dos hermanas en una mesa camilla, vestidas de negro... En silencio y sin esas sonrisas profesionales que siempre exhiben en público parecían dos ancianas”. ¡Se las veía tan griegas! Me impresionó la escena”.

sofía e irene de grecia

Una princesa Irene que, por otro lado, explica Eyre que no tuvo una infancia mucho más complicada de la que viven la princesa Leonor y la infanta Sofía, o que tuvieron el rey Felipe VI y sus hermanas, las infantas Elena y Cristina.

Una infancia difícil

“Las princesas españolas se han criado entre algodones, pero Irene nació en plena guerra mundial, en Sudáfrica, donde estaba exiliada la familia real griega”, explica Eyre.

“Eran tan pobres que llegaron a comer hasta la hierba de los caminos”, relata sobre Irene, Sofía y la familia real griega. “No podían alimentar al bebé recién nacido y le tenían que dar una lata de carne a cucharaditas. Durante cinco años vivieron en veintidós casas de varios países porque nadie quería a los reyes de esa Grecia que circulaba por las carreteras secundarias de la historia. Su dura infancia unió a las hermanas para toda la vida, y Sofía siempre ha intentado proteger a su hermana pequeña, en la que se ha cebado la mala suerte”, revela Pilar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad