La Reina Letizia | EFE

La Reina Letizia y el vídeo de que no quiere que veas (“¡Vaya pillada!”)

stop

El documento que la esposa de Felipe VI desearía borrar

13 de octubre de 2018 (17:51 CET)

Le pueden caer críticas por doquier y puede haberse ayudado del cirujano plástico, pero es poco cuestionable que la Reina Letizia se muestra divina en cada acto público en el que hace presencia.

Así es como apareció este viernes en el desfile de las Fuerzas Armadas del 12 de octubre que tuvo lugar en las calles de Madrid. La monarca apareció con una elegante americana con cuatro botones, combinada con una falda de tul con bordados y efecto bailarina, todo color gris perla. Un modelito que logró captar todas las miradas.

Letizia e hijas

La Reina Letizia cuida hasta el más mínimo detalle

La esposa del Rey Felipe VI es una persona a la que le gusta cuidar todos y cada uno de los detalles antes de salir a la palestra. Una tarea nada fácil.

Por un lado, como decíamos, porque someterse al bisturí para retocarse no debe ser nada agradable.

Por otro, porque dedica mucho tiempo diario a sus cuidados personales. Dicen desde la Casa Real que la ex de Televisión Española recibe cada semana tratamientos especiales para cuidar su rostro y su cabello. Aseguran que su pelo se mantiene perfectamente sedoso y con brillo, mientras que el nivel de hidratación de su cara, gracias a las múltiples cremas y mascarillas que consume, es perfecto.

A veces estar divina acarrea problemas

Pero el ir tan arreglada también trae inconvenientes. A veces la ropa que luce no es lo suficientemente cómoda, lo que puede poner en un aprieto al que la viste. Y eso también le ha pasado a Letizia. “¡Vaya pillada!”, dicen todavía hoy algunos comentarios en la red.

Ocurrió en el 2017, cuando visitó la sede del Programa de Alimentos y Cooperación de Cruz Roja en Las Palmas. Tal y como se aprecia en el vídeo, algo le molestaba en el pantalón que la llevó a poner la mano junto a la ingle, dando la impresión que se la está poniendo en otro sitio y pie a cientos de comentarios que todavía hoy se pueden leer por la red.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad