El Rey Felipe VI y la Reina Letizia  | EFE

La Reina Letizia o lío (y gordo) con Sofía y Leonor: “¡Es una vergüenza!”(y hay vídeo)

stop

Nueva lluvia de puñales contra la esposa de Felipe VI

31 de julio de 2018 (21:50 CET)

Sin piedad contra Letizia Ortiz. Es la gran señalada de la corte, la 'mala' de palacio, la menos grata en la Casa Real.

Ella, Reina de España, lo lleva como puede. Pero desde que protagonizó aquel polémico incidente con la Reina emérita Sofía, no le han dado tregua. Está en el punto de mira.

El último ataque contra Letizia llega en forma de una brutal lluvia de puñales. Por la espalda y de frente, no importa. Le caen palos por todos lados.

La polémica viene a raíz del posado oficial de la familia real en Palma de Mallorca. El Rey Felipe VI acudió tan solo con su esposa y sus dos hijas. No aparecieron ni sus padres ni sus hermanas.

Este hecho ya levantó algo de revuelo, pero había la excusa de que el Rey emérito Juan Carlos I todavía no está bien. Los médicos le han recomendado reposo.

El caso es que los cuatro de la familia real fueron fotografiados y grabados en vídeo. Y las imágenes, de los más normales a priori, han generado una nueva guerra.

Esa es la visión ,al menos, de medios como El Nacional, aprovechando las imágenes de vídeos como el de la revista ¡Hola!, que mostramos a continuación.

Así lo explican desde el diario independentista El Nacional: “Mientras Felipe decía, sin que se le escapara la risa, que "mi padre está fastidiado porque tenía muchas ganas de venir a Palma. Los médicos le aconsejaron no moverse mucho", la reina Letizia aprovecha para ir detrás de sus dos hijas a decirles algo”.

“En aquel momento, Leonor pone una cara de asco que le llega al suelo. La otra, la infanta Sofía, pone cara de empanada sin saber exactamente qué hacen allí. Letizia les dice al oído la palabra "sonreíd". Lo más curioso de la escena es la reacción de las dos hijas. Sofía hace un intento de hacer caso a su madre, eso sí, poniendo los ojos hacia arriba como aquel movimiento reflejo de cuándo pensamos que alguien es un pesado que siempre va con la misma historia. Ahora bien, para Leonor, es como si oyera llover. Le hace tanta gracia la recomendación de su madre como el día en que le limpió un beso de su abuela en la frente en la Catedral de Palma. De hecho, sigue con la cara de oler estiércol y prefiere girar sutilmente la cabeza en dirección a su padre”, añaden.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad