El vídeo que pone a la Reina Letizia contra las cuerdas: la infanta Sofía se rebela | EFE

La Reina Letizia o la bronca con Felipe VI que arrasa Mallorca

stop

Los Reyes de España protagonizan su episodio más tenso

30 de julio de 2018 (20:00 CET)

Castigada. Es el resumen de las medidas que el Rey Felipe VI ha tomado para con su esposa, Letizia Ortiz, de cara a su papel en la corte.

Los Reyes de España atraviesan un bache importante en su relación. La tensión entre ambos ha traspasado fronteras y llegado al ámbito público.

Los deslices de la Reina en estos últimos tiempos han generado demasiada crispación. Especialmente el desplante que le hizo a su suegra, la Reina emérita Sofía en misa de Pascua.

Desde entonces, los ánimos están muy crispados, el ambiente caldeado y Letizia en el punto de mira de todos. La Casa Real y los medios de comunicación.

Por este motivo, Felipe VI ha decidido tomar medidas y alejar a Letizia de la vida institucional. La idea de que ambos iban a representar casi por igual la monarquía se ha acabado.

Felipe siempre apostó por una bicefalia donde tanto él como la Reina tuviesen protagonismo. Si el Rey acudía a un acto institucional, su mujer podía inaugurar una exposición.

De esta forma, ambos compartían los deberes de palacio y compaginaban sus agendas para cubrirlo todo. A veces juntos, y otras separados. Un sistema que también empleó el Rey Juan Carlos con Sofía en una época y no funcionó. Se acabó.

Felipe está cansado y ha decidido que a partir de ahora él monopolizará casi toda la vida pública y Letizia quedará reducida a un rol mucho más residual. De imagen y poco más.

Ota medida que ha tomado es que su hermana Elena le acompañe en las regatas en Mallorca, mientras que Letizia permanecerá en un segundo plano. Un golpe directo en la sien.

Pero no acaba ahí la cosa. El Rey está molesto por la imagen que dan sus hijas, las Infantas Leonor y Sofía, siempre sobreprotegidas. Felipe quiere acabar también con eso.

A partir de ahora, su madre no puede estar todo el día encima de ellas, tocándoles el pelo y cogiéndoles la mano. Tienen que empezar a transmitir una imagen más autosuficiente.

Ya es hora de que España vaya conociendo la verdadera personalidad de las herederas al trono. No pueden parecer dos niñas mimadas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad