Elsa Artadi afirma que hubo "público seleccionado" en la inauguración. En la imagen, el rey Felipe VI, el presidente del gobierno Pedro Sánchez y el presidente catalán Quim Torra en la inauguración de los Juegos Mediterráneos, en Tarragona. Foto: EFE/DA

La Reina Letizia o guerra en la Casa Real: Felipe VI tiene un problema (y gordo)

stop

La esposa del Rey protagoniza una lucha de poder que dejará muertos por el camino

Berta Batlló

Elsa Artadi afirma que hubo "público seleccionado" en la inauguración. En la imagen, el rey Felipe VI, el presidente del gobierno Pedro Sánchez y el presidente catalán Quim Torra en la inauguración de los Juegos Mediterráneos, en Tarragona. Foto: EFE/DA

Hemeroteca

Reina Letizia

17 de julio de 2018 (19:53 CET)

Los asuntos de palacio van despacio. Su alteza real, el Rey Felipe VI, está inmerso en un torbellino de marañas y peligrosas disputas en su corte.

Su esposa, la Reina Letizia, no le ayuda. Más bien al contrario. La ex presentadora de Televisión Española ha protagonizado distintos conflictos en los últimos tiempos.

El más sonado fue con la Reina Sofía. La madre de Felipe se las tuvo con Leti en la misa de Pascua, donde las nietas hicieron un feo a su abuela que fue captado por todas las cámaras.

Posteriormente mandaron un mensaje de unidad durante la intervención a la que fue sometido el Rey Juan Carlos. Pero el lío ya estaba armado: Letizia pierde poder en la casa real.

La última muestra de ello ha consistido en la negativa de Sofía a cumplir las pautas de Letizia en la Zarzuela. La Reina ya no tiene ni voz ni voto.

Ello explica otro hecho muy preocupante en los últimos días: la decisión de devolver a la vida de palacio a la peor enemiga de la Reina, la Infanta Elena. Apartada como estaba por su mal comportamiento, ahora vuelve a la corte tras 'demostrar' que la mala era Letizia y no ella.

Esa lucha de egos es una pelea de niños en comparación al jaleo que se le viene encima a Juan Carlos I, salpicado por turbios asuntos fiscales vinculados a Mónaco.

Su amiga Corinna, con la que se le vinculó a nivel amoroso durante muchos años, resultaba ser el supuesto testaferro del Rey para pasar dinero al Principado.

Un escándalo que podría dejar en nada el caso Noos, que tiene a Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Cristina, en prisión: condenado a cinco años de cárcel.

Así están los líos de palacio. Y, en medio de todos ellos, el Rey Felipe trata de poner orden. Como si nunca hubiese roto un lápiz, pero señalado desde Catalunya y acusado de traidor.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad