La pillada a Lydia Lozano al dejar ver la pantalla de su teléfono móvil

Lydia Lozano fue la gran protagonista del último 'hormigas blancas' dedicado a su íntimo amigo de Camilo Sesto por esto que hizo sin querer

Fotografía: La pillada a Lydia Lozano al dejar ver la pantalla de su teléfono móvil
Fotografía: La pillada a Lydia Lozano al dejar ver la pantalla de su teléfono móvil

Lydia Lozano fue la protagonista del último ‘Hormigas blancas’ dedicado a Camilo Sesto. La periodista ayudó a Lourdes Ornelas y a Camilín Blanes con la herencia del artista, algo que le ha resultado polémico al acusarla a ella y a los abogados de quedarse con 400.000 euros, pero no es el punto que nos interesa en este artículo.

Fotografía: La pillada a Lydia Lozano al dejar ver la pantalla de su teléfono móvil

La periodista era una amiga íntima del artista y por este motivo empezó entre lágrimas el espacio. Una noche bastante complicada para ella. Lydia Lozano ha hablado alto y claro a Lourdes Ornelas. «¿Por qué hablas con Carlota Corredera y no me llamas?», ha dicho muy enfadada. En ese momento y de forma inconsciente, Lydia Lozano cogía el móvil y lo enseñaba a cámara con la pantalla encendida. Fue la anécdota de la noche al revelar algunos datos del programa.

En la pantalla se podía ver una fotografía de ella misma. Tal y cómo se puedo ver parecía que llevaba una peluca de las que utilizó en ‘La última cena’. Lozano deja claro que se gusta y por ese motivo se pone a ella misma como fondo de bloqueo de pantalla, pero lo mejor viene ahora.

Ha despejado una de las mayores dudas del programa. Aunque nunca lo confirmaron se decía que el espacio era un falso directo y se grababa los jueves por la tarde. Lydia Lozano lo ha confirmado sin querer. En el móvil de la presentadora eran las ocho de la tarde y no las once como cuando se emitía ‘Hormigas blancas’ y la fecha correspondía al jueves 10 de septiembre y no al domingo 13 de septiembre.

No es la primera vez esta semana en que la periodista tiene un pequeño despiste. Lydia Lozano contó en ‘Sálvame’ cuando le preguntaron por la aparición de Carmen Borrego en el espacio que no tenía miedo a que le quitase la silla, por lo menos hasta enero cuando acaba su contrato.