El rey emérito, Juan Carlos y doña Sofía | EFE

La pelea más salvaje de Felipe VI con Juan Carlos I que termina con Sofía llorando

stop

Guerra monumental en la Casa Real entre el Rey de España y el emérito

27 de enero de 2020 (10:44 CET)

Se han escrito muchas líneas y se han llenado muchos minutos de tertulias sobre las presuntas infidelidades del rey emérito de España Juan Carlos I a su mujer, doña Sofía. Las escapadas y los affaires fuera del matrimonio han sido la comidilla de muchos medios y programas de cotilleo.

Pero entre todas ellas, hay una que estuvo a punto de terminar con el matrimonio real. Ocurrió en 1992 y algunos medios se han hecho eco estos días, en los que se comenta que Juan Carlos se habría ido a vivir a Sanxenxo.

La escapada a Suiza de Juan Carlos

Cuentan que entonces el monarca mantenía una estrecha relación con Marta Gayá. Tanto que la acompañó a Suiza, donde parece que Marta se fue a someter a una intervención.

Marta Gaya

Pero en Madrid, de repente, requirieron del Rey. Juan Carlos tenía que firmar un decreto. Pero no había forma alguna de encontrarlo. Su paradero era una incógnita. Y se rompió la veda.

Desde el entorno de la Casa Real le pidieron al emérito que mantuviera la compostura y las apariencias. Hasta su heredero Felipe VI mantuvo una discusión salvaje en la que le puso los puntos sobre las íes.

Juan Carlos I hunde a Sofía

Pero el que fuera Jefe de Estado no estaba por la labor. “Estoy más feliz que nunca”, decía a sus allegados, a los que apuntó que no estaba dispuesto a renunciar a Gayá. Y no solo eso. También que estaba dispuesto a divorciarse.

El asunto llegó a Sofía, que se plantó ante su marido para evitar que fuera a más. Pero Juan Carlos no tuvo escrúpulos. “No te quiero. Vete a Londres a vivir”, cuentan que le dijo a Sofía, en una sentencia que hundió a la emérita, que no podía parar de llorar.

La princesa Leonor junto a la Reina, sus abuelos paternos y su hermana Sofía

Con el tiempo Sofía levantó cabeza y logró dejar de preocuparse por las idas y venidas de Juan Carlos. Y volvió más fuerte. Y su reacción fue totalmente contraria cuando volvió a salir a relucir el asunto del divorcio. “Te odio”, volvió a decirle Juan Carlos. Pero Sofía no se amedrentó: “Ódiame, pero jódete porque no te puedes divorciar”.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad