Bertín Osborne y Jorge Javier Vázquez

La nueva enfermedad que Jorge Javier Vázquez sufre en silencio

stop

El presentador catalán está sometido a situaciones de mucho estrés y esto tiene sus consecuencias

22 de abril de 2020 (12:09 CET)

En medio de la alarma sanitaria que azota al país y mientras la mayoría de ciudadanos se encuentran confinados en su casa, Míriam Saavedra por fin aparece tras semanas desaparecida de la televisión. La colaboradora regresó a Sálvame y Jorge Javier Vázquez, quién últimamente ésta muy atento a todos los detalles, notó algo diferente en su rostro. 

El presentar se interesó por sus últimos retoques para conseguir una mandíbula más angulosa. Ella misma ha negado que se hubiese sometido a ningún retoque estético. El catalán se ha enamorado del notable cambio de Míriam y ésta le ha explicado a que se debe esta transformación. 

míriam saavedraSu mandíbula está más angulosa debido al bruxismo que sufre. Míriam Saavedra cuenta que el apretar la mandíbula de forma inconsciente le ha provocado este cambio. La colaboradora ha asegurado que está buscando una solución para este problema y evitar que su mandíbula continúe este crecimiento. 

Una de las posibilidades es ponerse bótox, esta sustancia le ayuda a no apretar los dientes inconscientemente. De esta forma la mandíbula se relaja. Algunos usuarios piensan como Jorge Javier Vázquez. Creen que se ha puesto algo y le ha salido mal.

Sin embargo, Jorge Javier Vázquez quiso dejar claro que es cierto. Él mismo reveló que sufre la misma enfermedad. El bruxismo lo sufre más de un 70% de la población y se la conoce como una enfermedad silenciosa. El bruxismo te puede causar distorsiones en las facciones. En el caso de Jorge sus facciones no habían cambiado de una forma tan evidente. Éste puede ser debido a situaciones de estrés trastornos en el ciclo del sueño. No está comprobado pero es algo que le sucede al presentador catalán. Está sometido a situaciones de mucho estrés por la gran carga de trabajo.

Los trastornos que produce el bruxismo van desde la pérdida del esmalte dental hasta el desgaste de las piezas dentales, pasando por problemas en la mandíbula, tensión muscular y problemas para conseguir un sueño reparador. Los únicos tratamientos para el bruxismo que existen son las férulas que se colocan en la dentadura solo cuando se va a dormir o cuando se van a realizar actividades que generen tensión; y la rehabilitación protésica, para casos muchos más complejos.

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad